Che materia stai cercando?

Don Juan Tenorio

Riassunto dettagliato diviso in atti e scene dell'opera "Don Juan Tenorio" di Zorilla. E' presente anche un'analisi del contesto storico, della vita dell'autore e dell'opera. Appunti di Letteratura spagnola basati su appunti personali del publisher presi alle lezioni della prof. Rosso dell’università degli Studi di Milano - Unimi. Scarica il file in formato PDF!

Esame di Letteratura spagnola docente Prof. M. Rosso

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

PERSONAJE

- DON JUAN TENORIO

- DON LUIS MEJÍA

-DON GONZALO DE ULLOA, comendador de Calatrava

- DON DIEGO TENORIO

-DOÑA INÉS DE ULLOA

- DOÑA ANA DE PANTOJA

- CRISTÓFANO BUTTARELLI

- MARCOS CIUTTI

- BRÍGIDA

- PASCUAL

- EL CAPITÁN CENTELLAS

- DON RAFAEL DE AVELLANEDA

- LUCÍA

- LA ABADESA DE LAS CALATRAVAS DE SEVILLA

- LA TORNERA DE ÍDEM

- GASTÓN

- MIGUEL

- UN ESCULTOR

- DOS ALGUACILES

- UN PAJE (que no habla)

- LA ESTATUA DE DON GONZALO

- LA SOMBRA DE DOÑA INÉS

- CABALLEROS SEVILLANOS, ENCUBUERTOS, CURIOSOS, ESQUELETOS, ESTATUAS, ÁNGELES, SOMBRAS,

JUSTICIA Y PUEBLO.

La acción en Sevilla por los años 1545, últimos del emperador Carlos V. Los cuatro primeros actos pasan

en una sola noche. Los tres restantes cinco años después, y en otra noche.

PARTE PRIMERA

ACTO PRIMERO - libertinaje y escándalo

Hostería de Cristófano Buttarelli.

ESCENA I

Don Juan está escribiendo. Es el día de Carnaval en Sevilla y por eso se ven en la calle personas con

máscaras.

CIUTTI es el criado de don Juan desde hace un año y le gusta su amo porque tiene todo lo que quiere:

'tiempo libre, bolsa llena, buenas mozas y buen vino. Buttarelli le pregunta cómo es su amo, y Ciutti dice

que es: rico, franco, noble, bravo pero no sabe si es español ni su nombre. Explica también que está

escribiendo a su padre.

Don Juan llama a Ciutti diciendo que es una carta que tiene que llegar a doña Inés dentro del horario en

que reza. Él 'recogará una llave, una hora y una seña' y regresará adonde está su amo.

ESCENA II

don Juan llama a Cristófano y le habla en italiano, Buttarelli le dice que ha aprendido el Castellano y que

niñez necesario hablar el toscano. Don Juan le pide informaciones sobre don Luis Mejía, Buttarelli le dice

que no está en Sevilla. Don Juan dice que sabe de la historia de Juan Tenorio y Luis Mejia y por esta

razón le ha preguntado por Mejía. Buttarelli pregunta si uno de los dos vendrá, don Juan dice que si

(Don Juan tiene un antifaz y ninguno sabe quién es).

ESCENA III

Buttarelli piensa en lo que don Juan le ha dicho: volverán a Juan Tenorio y a Mejía. Luego mira dentro a

su hostería y ve a un forestiero que está riñendo en la plaza. Piensa que los dos están en Castilla y que

sin ellos Sevilla se revuelta.

ESCENA IV

Miguel y Buttarelli hablan en italiano, el segundo ordena al primero de preparar una mesa muy

abundante.

ESCENA V

Llega don Gonzalo de Ulloa, el Comendador Mayor de Calatrava (la más antigua y prestigiosa de las

cuatro órdenes militares de España: Santiago, Alcántara y Montesa). Pregunta a Buttarelli si don Juan

tiene una cita en la hostería aquel día, el padrón de la hostería le contesta que si y le dice que podrá

presenciar a la cena preparándole la mesa. Cristofáno considera don Juan y don Luis, los más gentiles de

España, mientras don Gonzalo los considera los más viles.

Don Gonzalo quiere asistir a la cita de los dos sin que nadie lo pudiera reconocer. Buttarelli le aconseja

de utilizar un antifaz, pero don Gonzalo habría preferido un aposento contiguo.

ESCENA VI

Don Gonzalo habla entre si mismo diciendo que quiere indagar la verdad y si su deuda será confirmada,

preferirá su hija muerta que su esposa. Será antes un buen padre y luego un buen caballero.

ESCENA VII

Buttarelli trae un antifaz a don Gonzalo que sigue pidiendo cuando llegaran don Juan y don Luis.

Buttarelli no tiene la certidumbre de que llegaran pero la cita habría de ser dentro de algunos instantes.

Buttarelli quiere saber quién es el hombre misterioso mientras don Gonzalo refleja sobre la ventura de

su hija 'sencilla y pura'.

ESCENA VIII

Don Diego llega a la Hostería, también el quiere saber la verdad y ver con sus ojos el monstruo de su hijo.

Tiene un antifaz y se sienta al lado opuesto de don GONZALO en la hostería Laurel.

ESCENA IX

Llegan don Rafael de Avellaneda y el capitán Centellas.

ESCENA X

Los dos empiezan hablando de don Juan Tenorio y de don Luis Mejía. El capitán considera don Juan una

mala cabeza que aventaja sólo con su inclinación, es un hombre de fortuna y que ha hecho muchas

empresas. Don Rafael parece defender más a don Luis.

ESCENA XI

El capitán pregunta cuánto hay de cierto en un apuesta por don Juan Tenorio y don Luis Mejía. Buttarelli

cuenta de un hombre que vino en la hostería, escribió una carta que envió a través de su criado y le

preguntó en su lengua noticias de don Luis. Dijo que sabía toda la historia de don Juan y don Luis y que

al menos uno de ellos acudirá a la apuesta, y si acudirán los dos, él habría tenido que coger dos de las

mejores botellas. El capitán y don Rafael piensan que era don Juan, egún el capitán y don Luis según don

Rafael.

Suenan las campanas que señalan las ocho, la gente entra curiosa.

ESCENA XII

Legan don Juan y don Luis con antifaces. Los dos se ponen delante de las sillas de la mesa preparada con

las dos botellas. Los dos se quitan las mascaras, el capitán Avellaneda y don Rafael los saludan diciendo

que estaban en la hostería porque habían oído de esta apuesta entre los dos. Don Luis y don Juan

invitan a los presentes a acercarse a la mesa para escuchar. Don Diego y don GONZALO rechazan

diciendo que oían bien desde sus mesas.

Don Luis empieza a contar: él había sustenido que nadie pudiera ser mejor de si mismo, así como Don

Juan había dicho que nadie pudiera ser mejor que si mismo. Por esta razón decidieron ver quién habría

sido el peor al pasar de un año. La cita entre los dos era para establecerlo.

Don Juan cuenta el año que ha pasado: decidió irse a Italia, tierra de guerra y amor. Italia estaba en

guerra contra Francia así que tuvo la ocasión de luchar y de aprovechar también del amor de las mujeres.

En su puerta fijó el cartel 'Aquí está don Juan Tenorio para quien quiera algo de él'. Las romanas eran

caprichosa y licenciosas. Salió de Roma y llegó al ejército de España. Luego pasó medio año en Japonés

entre escándalos y engaños: burló la justicia, vendió a las mujeres, perdió la razón. Dejó en todas partes

una memoria amarga de si mismo. No reconoció a nada, tampoco al clerigo, provocó y se batió sin

considerar la posible venganza de los que mató. Ha escrito en una carta lo que consiguió. Antes de leerla

quiere oír el cuento de don Luis y luego valutará si leerla.

Don Luis no cree que don Juan tuve muchas relaciones durante este año.

Don Luis cuenta su historia: decidió irse a Flandes empeñada en muchas guerras y con ofrecía ocasiones

de 'riña y galanteos'. Allí perdió todo su dinero así que todos huían de él. Finalmente decidió unirse a

unos bandoleros con los cuales entró en Gante, el palacio episcopal. El día de Pascua, mientras el Obispo

estaba presidiendo el coro, ellos robaron todo su tesoro. Su capitán puso su parte en secuestro, así que

riñeron y don Luis le mató. La gente le consideró un capitán y él les declaró su amistad, pero el día

siguiente huyó con todo el tesoro que tenían.Sin embargo don Luis se acordó del castigo por quien roba

al ladrón: cien años de perdón; por eso buscó la salvación. Llegó a Alemania: compró con el dinero la

libertad y el papel porque lo delataron. Llegó a Francia y a Paris puse el cartel 'Aquí hay un don Luis, que

vale lo meno de dos. Parará aquí algunos meses, y no trae más intereses ni aviene a más empresas, que

a donar a las francesas y a reñir con los franceses'. En París no hubo ni escándalos ni daños. También él

tuvo un periodo de perdición como don Juan en Napoles pero suu magnífica memoria de empresas

termina con su cartel porque ahora está promitido a doña Ana de Pantoja. Es una mujer rica y el día

siguiente se casará con ella. También él ha escrito un papel con lo que consiguió.

Don Luís ha escrito en una línea los nombres para mayor claridad. Don Juan ha dividido: los muertos en

desafíos y las mujeres burladas.

- 23 muertos de don Luis

32 muertos de don Juan: ha vencido.

- 56 mujeres conquistadas de don Luis.

72 mujeres burladas de con Juan: ha vencido

Don Juan ha apuntado también los testigos para preguntarlos, si es necesarios, si es la verdad lo que don

Juan ha escrito.

El amor de don Juan ha conquistado desde una princesa real a la hija de un pescador, todas las clases

sociales. Don Luis le dice que le falta la conquista de una novicia que esté para profesar. Don Juan añade

que su conquista será la dama de un amigo que está para casarse. Don Luis acepta el partido y le da

veinte días. Don Juan quiere sólo seis días.

Don Luis quiere saber cuantos días empleó en cada mujer que amó. Don Juan contesta: uno para que se

enamoren, otro para conseguirla, otro para abandonarla, dos para sustituirlas y una hora para olvidarlas.

Pero no le interesa tener más tiempo, por eso ha decidido conquistar a doña Ana de Antoja antes que se

casen. Don Luis finalmente acepta la apuesta.

Don Gonzalo se levanta se la mesa y le dijo que su padre acordó una boda pero él mismo se avergonzó

de lo que oyó durante la conversación con don Luis. Al principio don Juan lo considera un viejo insano,

pero al arrancar el antifaz, don Juan lo reconoce. Don Gonzalo le dice de olvidarse de doña Inés, nunca

consentirá su boda con ella. Don Juan la considera una amenaza y le dijo que o se la da o se la quita

porque es una de las mujeres que le faltan para su apuesta.

Empieza hablando también don Diego, diciendo que siempre había oído la gente decirle malas cosas

sobre don Juan y nunca les había creído. Ahora que todo ha oído y visto, quiere fingir no conocerlo y le

dice que hay un Dios Justiciero. Don Juan le arranca el antifaz (poner la mano en la cara de una persona

noble en manera violenta era considerada una gran infamia). Don Diego le dice que es el hijo de Satanás

y que jamás será su padre. Don Gonzalo y don Diego salen llamándolo monstruo y don Diego e recuerda

el perdono de Dios en el santo juicio.

Don Juan no quiere ser perdonado, siempre vivirá así.

ESCENA XIII

Don Juan explica a los presentes que lo que ha ocurrido son 'plática de familia de las que nunca hizo

caso'. Luego dice a don Luis que la apuesta son doña Inés y doña Ana de Pantoja, el precio es la vida.

ESCENA XIV

Llega el alguacil que busca a don Juan. Don Luis explica que su criado lo ha acosado para que no ganara.

ESCENA XV

El alguacil busca a don Luis por la misma razón por la cual buscaban a don Juan antes: no ganar.

ESCENA XVI

Don Rafael confía en Mejía mientras el capitán cree que ganará don Juan.

ACTO SEGUNDO

DESTREZA

Exterior de la casa de doña Ana.

ESCENA I

Don Luis está frente de la casa de doña Ana. Utilizará su destreza y su valor, por su vida y por su honor.

Don Juan y don Luis están jugando el honor y la vida.

ESCENA II

Llega Pascual y don Luis le dice que el honor de doña Ana podría morir este mismo día. Pascual conoce a

don Juan gracias a las voces públicas pero piensa que las voces que ha oído sean mentiran. DonLuis

quiere fiarse de Pascual, y le pide ayuda para salvarse la vida y le cuenta de la aposta que hizo con don

Juan para establecer quien sabía obrar peor, pero don Juan Juan es un 'Satanás' y ha vencido. Ahora,

dice a Pascual, que don Juan quiere la conquistará antes de casarse con doña Ana. Don Luis tiene miedo

de que don Juan pueda conseguir su palabra. Pascual quiere ayudarl y se muestra valorizó, no tiene

miedo de don Juan. Don Luis dice que el valor de don Juan es conocido y teme por su honra. Pascual le

aconseja luchar la astucia con la astucia. Don Luis quiere pasar la noche en la casa de doña Ana porque

tiene menos confianza en las mujeres que en don Juan, pero en realidad no puede antes de casarse.

Pascual es el criado de doña Ana y será feliz de verlos casados el día siguiente. Don Luis también dice

que será un buen marido y quiere casarse con ella. Pascual le dice que le concede su cuarto para la

noche así que los dos juntos puedan salvar a doña Ana.

Don Luis quiere entrar en aquel mismo instante, pero Pascal tiene que esperar que se acoste su amo Gil

de Pantoja (a las diez) antes que darle el permiso de entrar. Don Luis tendrá que llamar a Pascal a las

diez desde una calle estrecha.

ESCENA III

Don Luis está pensando en sus presentimientos. No pensó poder amar así a doña Ana, un amor que por

ninguna sintió. En el intento de don Juan, parece ser asegurado por Satanás. No puede quedarse allí sin

hacer nada, tiene que entrar. Con don Juan las precauciones nunca se desprecian.

ESCENA IV

Don Luis intenta llamar a la ventana a Pascual. Sale doña Ana. Don Luis le dice que tiene miedo de un

empeño que ha tenido con un hombre que teme. No puede conocer la intención de este hombre sin

conocer nombre y suerte,no puede imaginar a este hombre cara a cara con ella. Ana le dice que él es el

dueño de su corazón, faltan pocas horas para la boda y de no tener miedo de la audacia y prudencia de

este hombre, porque ella quiere sólo a su prometido. Luis le pide un favor en nombre del amor que le

está asegurando.

ESCENA V

han pregunta a Ciutti si ha cumplido el encargo que él le había dado. Él dice que si, le da la llave de la

puerta del jardín y luego le dice que tendrá que escalar los muros del convento porque no tienen

ninguna entrada.

Don Juan pregunta si ella le dejó la carta. Ciutti dice que no, le dijo que iba a salir de camino y al volver

podría hablar con él.

Don Juan pregunta de los caballeros y de la gente. Ciutti dice que los primeros los tiene con 'silla y freno',

y la gente está ya cerca.

La gente de Sevilla cree que don Juan está encarcelado, en realidad de noche añadirá dos nombres más

a la lista.

Ciutti y don Juan ven a un hombre hablar con una mujer, don Juan cree que es don Luis que habla con

una criada.

Don Juan dice a Ciutti de ir con sus caballeros en esta calle, cerca de la casa. Así ella cerrará la ventana, y

ellos tendrán que atajarlo para vencerlo; si él resistirá, tendrán que rajarle.

ESCENA VI

Don Luis le pide si ella le da su asentimiento, si le complace. Ella dice que si, 'consiento en todo, Mejía' le

dice, porque la juzga sincera. Él volverá a las diez y será puntual. A las diez ella le dará la llave y no

tendrán que tener miedo de Tenorio, nunca más.

ESCENA VII

Don Juan y don Luis se encuentran en la calle. Don Juan dice 'los dos ya en la calle estamos y añade 'la

dama entrambos tenemos sitiada, y estáis cogido'. Don Luis dice que hay tiempo, que perderá. Don Juan

le dice que el suyo es tiempo perdido y don Luis desenvaina la espada sosteniendo que es una traición.

Don Juan también dice que será una traición, pero suya sólo si ganará.

ESCENA VIII

Don Juan exalta los celos porque son ellos que le dan fama. Él conquista a la dama y el amado se dispera.

ESCENA IX

Llega Brígida que quiere hablar con don Juan. Don Juan dio una carta y un bolsillo a la señora, así que

ella pudiera entregar la carta a doña Inés. Ella dice que la ha preparada, irá tras él gracias a su obra de

convencimiento. Ella la considera come una 'garza enjaulada dentro la jaula nacida', no sabe nada de la

vida, ni sabe volar en un espacio mayor. Nunca ha visto sus plumas iluminadas para el sol, no cuenta

diecisiete primavera y nunca pensó en el amor si non en su estancia, tratada con rigor desde su infancia.

Ha pasado años monótonos, de soledad y de convento. Su único amor era Dios y su mundo terminaba

dentro del convento. Ahora es muy hermosa y Brígida le habló del amor, del mundo, de la corte, del

mundo y de cuanto don Juan es galán con las mujeres. Sobre don Juan le dijo que: era el hombre

decidido por su padre para ser su esposo, era decidido a perder vida y honor para ella. Sus palabras han

encendido el alma de la mujer así que ahora le ama y no piensa más que en él.

Don Juan tiene el alma llena de su insensata pasión. Empezó como una apuesta, llegó a ser un devanueo,

luego un deseo y ahora le quema el corazón. No le interesa si está al centro de un claustro, bajará hasta

el Infierno para esta hermosa flor.

Brígida pensaba en don Juan como un libertino sin alma ni corazón y se impresiona de sus palabras

amorosas dirigidas hacia doña Inés. Don Juan explica que doña Inés es un objeto muy noble y por eso

merece un doble interés.Brígida le dice que las madres estarán recogidas cuando él llegará y le explica

como entrar: después de haber saltado el huerto, seguirá todo recto y entrará con la llave que le ha

enviado, pronto encontrará su celda.

ESCENA X

Don Juan pregunta a Ciutti como se ha resuelto la situación de don Luis. Ciutti dice que él estará libre de

don Luis por todo el día. Ahora don Juan tiene que hablar con Lucía y Ciutti la va a llamar.

ESCENA XI

Lucía abre la ventana. Don Juan le dice que quiere entrar esta noche. Lucía le intenta explicar que el día

siguiente doña Ana de casará y no cree que sea infiel. Don Juan dice que si, que quiere entrar y que

podrá darle un bolsillo de oro. Ella acepta pero, al descubrir el nombre entero de don Juan, comprende

quien es rechaza su dinero. Él dobla el oro y ella acepta de nuevo:le entregará una llave a las diez para

entrar.

ESCENA XII

Don Juan dice que el oro compra todo, luego añade que a las nueve tendrán que ser en elconvento y a

las diez en la calle donde entregará la llave.

ACTO TERCERO

PROFANACIÓN

Celda de doña Inés.

ESCENA I

La abadesa de la Calatrava de Sevilla (es un convento sevillano que pertenecía a la orden de Calatrava.

Se exigía prueba de nobleza para entrar en ella) habla con doña Inés y le dice que la voluntad de su

padre es decisiva. Dice a doña Inés que es una mujer cándida y buena que ha vivido en el claustro casi

desde que ella nació. No hay penitencia o pruebas difíciles que hacer para que ella queda en el claustro.

No tiene que temer el mundo ni tiene que mirar atrás lo que dejará. Los recuerdos mundanos del ruido y

del placer no le tentarán. La abadesa envidia la virtud del no saber, la vida inocente de doña Inés. Le

pregunta por qué no está alegre como las otras veces, y comprende que es por qué está inquieta.

ESCENA II

Doña Inés habla entre si misma y dice que tiene mil encontradas ideas que le combaten a la vez.

Mientras la abadesa le hablaba de los cuadros tranquilos, de los placeres domésticos, de la sencillez y de

la calma, ella empezó pensando en la soledad de los claustros y su santa rigidez. En sus últimos discursos

notó que la abadesa estaba distraída, hablaba con aridez. Doña Inés tembló a la idea de acelerar el día

del cumplimento de la voluntad de su padre. Extraña a su dueña porque sabe que la perderá y

renunciará a todo lo que ama.

ESCENA III

Lega Brígida que cierra la puerta de la celda de doña Inés, pero hay orden de que esté abierta. Brígida le

dice que para las novicias que se consagran a Dios tendrá que estar abierta, no para ella.

Brígida le pregunta si ha mirado el libro que le había traído, ella dice que se le había olvidado. Era un

libro que le había enviado don Juan. Brígida le dice que tiene que leerlo, doña Inés lo abre para veer si

contiene el rezo del coro y cae una carta. Ella se pregunta si será suyo el papel, mostrando su inocencia.

Brígida nota que doña Inés no permanece inmóvil, está trémula.

Doña Inés dice que en su mente siente sombras desconocidas que cruzan, se agitan, y la inquietan y la

torturan. Desde que vio a don Juan y Brígida le dijo su nombre, piensa siempre en él, en su recuerdo.

Siempre su mente y su corazón se tuercen pensando en él.Brígida le dice que esto es amor pero doña

Inés intenta rechazar esta idea de amor.

Brígida le dice de ver la carta. Doña Inés le la carta: 'Doña Inés de mi alma' doña Inés cree que es

exagerado, no quiene que se enoja por la carta y le dice de seguir hasta el final del papel. Le escribe que

sus padres han acordado sus bodas para juntar el destino de los dos. Desde aquel momento su alma

quiere sólo devenir la suya. En su pecho siente que es amor y que va creciendo. El tiempo y la ausencia

no apagan su sentimiento, se dobla y es siempre más violento, un volcán. Añade que la considera una

alma encarcelada que mira el mundo desde un muro, pero él está listo para salvarla fuera de los muros,

la espera entre sus brazos. Si ella llamará, el volará a sus pies. Si odia la clausura, si no quiere que sea su

sepulcro, él la salvará.

Ella siente sentimientos que siempre habían dormido, impulsos que jamás había sentido, una luz que

nunca vio, su alma siente afán, su corazón se agita y se pregunta quién es que está haciendo esto dentro

de su corazón y alma. Brígida contesta 'don Juan'.

Brígida siente dar las ánimas, Brígida le dice que es don Juan. Doña Inés no pensaba que un hombre

pudiera llegar dentro del claustro, Brígida le dice 'porque el eco de su nombre tal vez llega adonde está'.

Doña Inés sigue pensando en un espíritu, Brígida le dice que si él tiene una llave, puede llegar hasta

dentro el claustro.

ESCENA IV

Llega don Juan, ella piensa que es un sueño, un delirio o una fascinación y se desmaya. Don Juan no

quiere perder tiempo en contemplarla, no puede perder. Su gente la espera para sacarla del claustro.

ESCENA V

La abadesa ve que doña Inés no está en su celda, se pregunta dónde estan y dónde irán.

ESCENA VI

LA tornera de Ídem dice a la abadesa que un noble anciano quiere hablarle, es un caballero de Calatrava

que tiene una urgencia, es el señor Don Gonzalo de Ulloa. La abadesa le dice de abrir inmediatamente

que es el Comendador de la Orden.

ESCENA VII

La ABADESA no comprende porque ha venido aquí a esta hora de la noche pero, no viendo a su hija en

el claustro, podrá reprenderla.

ESCENA VIII

Don Gonzalo le pide perdón para la hora pero tiene que decirle una cosa: su Inés es su tesoro y han visto

a su dueña hablar con don Juan, un hombre audaz y malvado. Antes pensó en hacerle casar con su hija

pero se la negó y él juró robarla este mismo día. Él ha ganado su dueña, y por eso quiere guardarla él

mismo. Le bastará un día o una hora soltanto para perder su honor y para ganar a doña Inés. Está en

claustro precisamente por la dueña.

La abadesa dice que no hay que temer, que así ofende su honor y que en el claustro será segura.

Don Gonzalo quiere verla. La abadesa dice a la tornera de buscar a doña Inés y su dueña. Don Gonzalo

comprende que las dos no están en la celda y la ABADESA le dice que las ha oído salir del claustro.

Don Gonzalo encuentra la carta y la le. Es la prueba escrita que el diablo la ha robada.

ESCENA IX

La tornera dice que ha visto a un hombre saltar por la tapias de la huerta. Don Gonzalo va tras de su

honor y corre hacia don Juan.

ACTO CUARTO

EL DIABLO A LAS PUERTAS DEL CIELO

Quinta de don Juan Tenorio cerca de Sevilla y sobre el Guadalquivir.

ESCENA I

Brígida habla con Ciutti y le dice que le duele toda el alma y todo el cuerpo a causa de la noche que pasó.

Ciutti le dice que ella no está acostumbrada al caball y a sus movimientos y rapidez. Para Ciutti son

cosas normales.

Doña Inés está reposando.

Hablando de don Juan, Ciutti piensa, como los demás, que don Juan es un diablo en carne mortal. Salir

de un convento en medio de Sevilla es una empresa sólo para hombre como él. Ciutti dice que don Juan

es un hombre de corazón, audaz, nada le espanta, nunca encuentra dificultades que le hacen vacilar.

Son las doce, don Juan tiene que ser de vuelta para arreglar algunas cosas. Sería más fácil hacerlo viajar

directamente a los infierno según Ciutti. Brígida no comprende. Ciutti le dice que hay un hombre bajo el

balcón que sólo espera a don Juan para llevarlos a Italia.

Está llegando doña Inés y Ciutti huye porque tiene el orden de dejar sola a Brígida con doña Inés.

ESCENA II

Doña Inés se despierta y no reconoce el lugar donde se ha despertado. Brígida le dice que no es un

cuarto del convento, donde había sólo miseria, está es una quinta de don Juan.

Brígida le dice que estaban leyendo la carta en el convento, suspirando y torturándose el corazón,

cuando don Juan, que rondaba el convento, entró y la salvó. Ella viéndolo en la celda, desmayó y cuando

ella cayó, él huyó seguido por la misma Brígida. Hasta la aurora la tendrá en su casa.

Inés quiere salir de su casa porque ya tiene la de su padre. Las dos no pueden huir, no están en Sevilla.

Doña Inés se siente pérdida, nunca ha salido del claustro, no sabe nada del mundo y es una mujer noble

y de honor, no es un buen sitio la casa de don Juan para ella. Ella quiere huir, Brígida intenta decirle que

las ha salvada y que su señora le ama.

Doña Inés le dice que su nombre le agita el corazón, que el papel que Brígida le dio, le hicieron un

encanto maldito. Siempre Brígida le habla de él, de su fascino, de sus destinos que estaban entreladoz

gracias a lo que establecieron sus padres y le dijo que él la amaba. Ella pero sabe qué es el amor, pero

cree que lo ama pero sabe que su pasión la infama, su débil corazón frente de don Juan, le podrían

hacer perder honor y obligaciones; por esta razón quiere huir.

Las dos oyen el ruido de remos, piensan llegar a Sevilla con un bote pero es imposible: es don Juan que

está llegando con el bote. Las dos deciden despedirse al menos de don Juan.

ESCENA III

Don Juan le pregunta dónde va, doña Inés le dice que quiere salir. Brígida dice que el Comendador

estará impaciente.

Don Juan le dice que el mensaje que le ha enviado lo hará dormir tranquilo, le escribió que su hija esta al

seguro y respira el aire libre. Le dice de olvidarse por un momento del convento que está en un lugar

donde la luna brilla, se respira mejor, hay olores de flores, el agua está limpia y serena, el pescador en su

barca espera cantando el día. Sigue describiendo con palabras dulces lo que le da su casa, la libertad y la

belleza del mundo repitiendo '¿no es verdad, paloma mía (la primera vez), gacela mía (la segunda),

estrella mía (la tercera), hermosa mía (la cuarta), que están respirando amor?'. Le dice que sus palabras

están llegando hasta su corazón que ya pende de sus los labios y que encienden un fuego a su interior.

Finalmente alude a sus lágrimas diciendo que son perlas líquidas, que esto es amor y él quiere ser

esclavo de su amor.

Doña Inés le dice de callarse porque no puede resistir a este afán. Escuchando sus palabras su mente

enloquece y su corazón se arde. Piensa que él le ha dado un filtro infernal que hace rendir la virtud de

las mujeres; o un amuleto que la atrae. Piensa que Satanás le ha dado el fascino, las palabras seductoras

y 'el amor que negó a Dios'. No puede resistir, es como el río sorbido del mar. Su presencia, sus palabras,

sus ojos y su aliento.. Todo le atrae. Ella le dice de arrancarle el corazón o de amarla, porque ella le

adora.

Don Juan le dice que no es Satanás a poner este amor el él, sino Dios que quiere ganarle para él. Sus

palabras cambian su modo de ser: el amor que siente no es el terrenal y fugaz que siempre sintió, sino

inmenso. Se siente capaz de la virtud a sus pies, dirá al Comendador que tendrá que darle el amor de su

hija o tendrá que matarle.

Llega un barco, los dos deciden hablar con el padre de doña Inés cuando empezará a clarear.

ESCENA IV

Ciutti dice a don Juan que ha llegado a un hombre que no sabe quien es, se descubrirá sólo frente a don

Juan. Ha dicho que una cuestión que interesa a ambos.

ESCENA V

Don Juan piensa en un traidor, coge la espada y un par de pistolas y las pone en la cinta.

ESCENA VI

Llega a don Luis con la cara cubierta. Él dice que ha venido para matar a don Juan. Don Juan comprende

que es don Luis que porque el ganó la apuesta, quiere terminar la fiesta combatiendo. Don Luis le dice

que han apostado la vida y tienen que pagar. Don Juan precisa que es don Luis que ha perdido pero,

siendo caballero, no puede morir sin luchar por su vida. Don Luis le dice que ha asaltado su casa,

usurpándole su puesto para triunfar de doña Ana, rendiendola imposible para don Juan y para don Luis

mismo. Don Juan le pregunta por qué la apostó si la amaba, don Luis contesta diciendo que nunca pensó

que el pudiera triunfar en esta apuesta. Don Luis quiere luchar en aquel mismo instante, don Juan

prefiere en Sevilla.

ESCENA VII

Ciutti dice a don Juan que ha llegado el Comendador con gente armada. Don Juan le dice de dejar entrar

sólo don Gonzalo.

ESCENA VIII

Don Juan dice a don Luis de esperar un momento porque en la apuesta había apostado dos cosas: la del

convento está en su casa y han venido a reclamarla. Don Luis no tiene confianza en él, don Juan le dice

que tendría que fiarse de él y que antes de combatir, tiene que arreglar las cosas con don Gonzalo. Don

Luis podrá mirar y escuchar su conducta desde una puerta y si será una conducta incierta, podrá

intervenir.

ESCENA IX

Don Gonzalo lo llama 'traidor' y 'vil' por sus crímenes. Don Juan quiere hablar, don Gonzalo lo para y le

dice que nada puede ser útil para borarr lo que su mano escribió en la carta que encontró en la celda de

doña Inés. Es un veneno para la cándida sencillez de la mujer, una alma virgen y con fe. Se muestra

pieno de valor y honor pero se pregunta si esta la osadía y el valor del don Juan. Él ha robado a doña

Inés y por esto don Gonzalo viene por su vida y por su hija.

Don Juan intenta disculparse diciendo que nunca inclinó la cabeza ni suplicó, ni por su padre ni por su

rey. Mostrarse de rodillas frente a don Gonzalo es la prueba de su inocencia, según él. Para don Gonzalo

es miedo de su justicia.

Don Juan dice que idolatra a doña Inés, le conduce en sendero del bien; no ams su belleza o su gracia,

sino su virtud. Su candidez ha hecho lo que sermones y obispo nunca han podido hacer con él. 'Ella

puede hacer un ángel de quien un demonio fue', añade don Juan. Don Juan le hace su propuesta: ser

esclavo de su hija, vivir en su casa, hacerle gobernar sus haciendas, dándole órdenes, estará en reclusión

por el tiempo que con Gonzalo mismo declarará necesario, hará pruebas de audacia y altivez, se

sumetirá a él y cuando decidirá que la merece, él será su esposo y ella le 'dará el Eden'.

Don Gonzalo lo considera un cobarde, no cree en sus palabras. Le da vergüenza mirarle de rodillas a sus

pies, suplicando. Nunca le dejará doña Inés como esposa y si no le entregará a su hija, le cruzará el

pecho.

Don Juan le dice que negándole su amor, le hará perder la esperanza de su salvación. Le ha propuesto la

Paz de rodillas teniendo en la cinta una espada, esta es su prueba de remordimiento.

ESCENA X

Don Luis sale de la habitación en la que esperaba y dice que ha visto bastante: don Juan que se umilia a

la ocasión y 'hiere por detrás', lo considera como 'el ladrón que roba y huye'. La ira ha unido el padre de

doña Inés y el vengador de doña Ana para vengarse y hacer justicia.

Don Juan ha mostrado su hacienda y honor con el sacrificio, causando sólo críticas sobre su virtud por

parte d los dos. Ahora mostrará su valor aceptando el plazo que le dan. Don Luis quiere ver si es digno

de su fama.

Don Juan dice 'Ulloa, pues mi alma así vuelves al vicio, cuando Dios me llame a juicio, tú responderás por

mí' y le da un pistoletazo. Luego se prepara para una lucha cara a cara con don Luis para mostrar que no

es un 'vil ladrón'. Los dos riñen y don Juan le da una estocada.

Don Juan antes de huir dice 'llamé al cielo y no me oyó, y pues sus puertas me cierra, de mis pasos en la

tierra responda el cielo y no yo'. Luego cae en el agua desde el balcón y en el mismo tiempo el barco se

acerca a él

ESCENA XI

Legan tres ALGUACILES que han oído un tiro, luego ven el cadáver y entiende que el matador escapó.

Abren el cuarto en que están doña Inés y Brígida que, al salir, reconocen el cadáver del padre de doña

Inés. Los alguaciles le dicen que don Juan es el matador. Han visto que don Juan estaba a bordo del

bergantín calabrés y quiere justicia por doña Inés. Ella no quiere que sea contra don Juan.

PARTE SEGUNDA

ACTO PRIMERO

LA SOMBRA DE DOÑA INÉS

están en el panteón de la familia Tenorio. El teatro representa un cementerio. Hay tres sepulcros: el de

doña Inés, el de don Gonzalo y el de don Luis. Sobre ellos hay tres estatuas de piedra. Las estatua de don

Gonzalo y don Luis están de rodillas, mientras la de doña Inés está de pie. Hay otros tres sepulcros, el

tercero es de don Diego Tenorio.

La acción se supone en una tranquila noche de verano.

El escultor habla del sepulcro de don Diego y dice que puede reposar muy satisfecho porque la obra que

ha creado para su sepulcro es tan suntuosa cuanto su voluntad. Todos los ricos que mueren quieren que

su voluntad la culpan los vivos. Dejará Sevilla al despuntar del aurora y los sevillanos pordran admirar el

panteón y venerar estas grandes estatuas. Con el pasar del tiempo seguirán representando sus

memorias póstumas, porque vivirán más que él.

ESCENA II

Don Juan dice al escultor que faltaba de España desde algunos años y al llegar notó este recinto distinto

de como se lo recordaba. El escultor le dice que entes era una palacio, ahora es un panteón según la

voluntad de su dueño, un empeño que dio al mundo admiración. Don Juan no comprende que tiene que


PAGINE

37

PESO

257.25 KB

AUTORE

Amb.pan.

PUBBLICATO

5 mesi fa


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in lingue e letterature straniere
SSD:
Università: Milano - Unimi
A.A.: 2018-2019

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher Amb.pan. di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Letteratura spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università Milano - Unimi o del prof Rosso Mariaorsola.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Letteratura spagnola

La regenta, analisi
Appunto
Analisi basata su Consideraciones finales: el paradigma de realidad y los mundos narrativos, Maria Rosso
Appunto
Analisi- Cuentos morales, Clarìn
Appunto
El ensayo como género literario
Appunto