Che materia stai cercando?

Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, Saggio consigliato Criterios para el an lisis de la lengua desde la perspectiva de la comunicacion, Matte Bon

Riassunto per l'esame di lingua e traduzione spagnola 3, basato su appunti personali e studio autonomo del saggio consigliato dal docente Sciutto Virginia: saggio consigliato Criterios para el an lisis de la lengua desde la perspectiva de la comunicacion, Matte Bon. Gli argomenti trattati sono i seguenti: Criterios básicos para un análisis más riguroso de la lengua, El enunciador... Vedi di più

Esame di Lingua e traduzione spagnola docente Prof. V. Sciutto

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

el enunciador está expresando un punto de vista suyo que no es el objeto de la interacción con su interlocutor. El

hecho de que la interacción esté en un segundo plano en relación con la valoración expresada es lo que permite

estos usos.

El enunciador matiza sus posturas y sus opiniones.

1.3.2. Cuando el enunciador reconoce su toma de posición

[Hay diferentes operadores y elementos léxicos en español que se distinguen entre sí por el tipo de actitud que expresa

el enunciador al utilizarlos, así como por el hecho de que reconozca o no su postura.]

Debemos señalar que, en general, los usos del verbo deber son menos frecuentes que los de tener que y bastante raros

en algunos tiempos verbales: no se suele utilizar deber ni en futuro ni en pretérito indefinido. En subjuntivo tampoco es

frecuente. Las formas de este verbo que se usan más a menudo son las del condicional. Tener que aparece más fácilmente

en cualquier tiempo y en cualquier modo, excepto en imperativo, modo en el que no se emplea ninguno de estos dos

operadores.

Ambos sirven tanto para expresar lo que el enunciador considera necesario que haga el sujeto (obligación) como para

expresar lo que el enunciador considera probable. En la expresión de lo que el enunciador considera necesario que haga

el sujeto, se usa deber; en la de la probabilidad suele emplearse tanto deber como deber de; sin embargo, la norma culta

prefiere deber de. Cabe señalar, además, que en el primer caso los usos de deber se suelen interpretar como un consejo

del enunciador.

[La diferencia entre deber y tener que radica en la actitud del enunciador. Con deber, el enunciador reconoce que lo que

está diciendo es suyo y depende exclusivamente de él. Con tener que, presenta lo que dice como algo que depende de la

situación externa, y que él se ve obligado a expresar lingüísticamente. Al usar tener que el enunciador señala, pues, que

al decir lo que dice está basándose en consideraciones objetivas.]

Con deber, el enunciador presenta lo que dice como estrechamente dependiente de él en cuanto que enunciador. Este

operador está, pues, más relacionado con el acto de enunciación. Por este motivo, es difícil conjugarlo con aquellos

tiempos verbales que presentan la relación sujeto-predicado como independiente del acto de enunciación: pasado,

futuro, etc. En efecto, es difícil para el enunciador expresar, desde su presente, lo que considera necesario que suceda,

por ejemplo, en relación con algo pasado, que puede haberse producido o no, pero que no se puede modificar. Los usos

de deber relacionados con el pasado son, pues, generalmente, expresiones de hipótesis sobre el pasado o bien

recriminaciones por algo que no se produjo en el pasado.

Con tener que, el enunciador presenta las cosas como si no dependieran de él. Esto confiere a tener que una mayor

autonomía para funcionar en diferentes tiempos y modos. Al presentar las cosas como independientes del acto de

enunciación, tener que puede proyectarse en el pasado y utilizarse para describir lo que un sujeto se vio obligado a hacer.

1.3.3. Cuando el enunciador se esconde tras sus palabras

[Hay casos en los que el enunciador expresa opiniones puramente personales como si lo que dice no dependiera de él

sino de la situación. Esto le permite dar más peso a lo que dice. En el fondo, reconocerse como origen de lo dicho es,

inevitablemente, relativizar las cosas. Presentar nuestras opiniones como datos objetivos, o apoyándolas en datos

objetivos, equivale a conferirles más autoridad.]

Las opiniones personales siempre son más objetables que las que están respaldadas por datos de la situación.

La lengua es un sistema extremadamente complejo y muy sencillo a la vez, que aprovecha pocos mecanismos de

muchas maneras.

Cuando los dos ejes funcionan juntos: el ejemplo de ser y estar

Existen operadores en los que esto es menos evidente y que, tradicionalmente, se han analizado como si remitieran

directamente a lo extralingüístico. En estos dos ejes trabajan conjuntamente para producir diferentes efectos

expresivos. Un ejemplo es la oposición que existe en español entre ser y estar.

Las gramáticas suelen explicar esta pareja diciendo que se utiliza ser para presentar características inherentes, y por

tanto permanentes, del sujeto y estar, para expresar características transitorias, momentáneas. Sin embargo:

1. El primero de estos argumentos nos parece bastante débil, porque a la luz de esta teoría quedan numerosos

casos sin explicar (como cuando se usa Está muerto, nunca Es muerto). Sin embargo, veremos que puede

matizarse bastante, a la luz de los dos grandes ejes de los que nos hemos ocupado hasta aquí: la información y

las actitudes del enunciador.

2. El segundo argumento en favor de la teoría tradicional nos parece aún más débil. Una descripción de la lengua

debe tener en cuenta la percepción que tienen los hablantes en lo que respecta al uso (formas que existen,

registro, etc.) de la lengua.

Los hablantes no disponen de las herramientas necesarias para analizar la lengua, no se han dedicado a observarla y,

además, están muy condicionados por los prejuicios imperantes.

La comprensión de la oposición ser / estar en español, con todos los matices que permite expresar, pasa necesariamente

por el análisis de lo que está en juego en cada caso, tanto en lo que se refiere a las informaciones como a las actitudes del

enunciador. Los usos de ser se sitúan siempre en el ámbito de las informaciones de fase 1, donde se presentan elementos

e informaciones. Por ello, todo lo que puede interpretarse como definición de algo se expresa con ser:

c. Un perro es un animal doméstico.

Cuando el atributo es un sintagma nominal se utiliza ser, pues se está clasificando al sujeto del que se está hablando.

Estar presupone siempre algo, especialmente la existencia y el conocimiento del elemento del que se está hablando.

a. Estoy de médico.

Esto explica que estar se utilice más raramente con determinantes de fase 1.

Con el término conocimiento nos referimos al conocimiento desde un punto de vista lingüístico, esto es, a datos de los

que el enunciador ha oído hablar, cosas que ha oído nombrar, que no son nuevas para él, y que ya están en su contexto.

. Hay casos en los que se utiliza estar con elementos acompañados de determinantes de fase 1 (porque todavía no están

tematizados) y ser con elementos que ya están tematizados. Se trata de un microsistema muy complejo, en el que

intervienen tanto los fenómenos relacionados con la información, como las actitudes del enunciador, y cuya comprensión

profunda, si se quiere rebasar el nivel de las observaciones más superficiales, requiere un esfuerzo de abstracción y de

atenta observación de numerosos aspectos.

[Con ser, el enunciador presenta las cosas como si fueran objetivas, es decir, como independientes de él. Con estar, se

hace plenamente responsable de lo que dice; se presenta a sí mismo, con su experiencia y sus conocimientos, como el

origen o respaldo de lo que dice. Por esta razón, las valoraciones subjetivas se presentan con estar. Por el mismo motivo,

todas las veces que el enunciador relativiza lo que dice con respecto al tiempo, al espacio o a sus conocimientos, si no

recurre a otras expresiones más explícitas (como, por ejemplo, en mi opinión o para mí), utiliza estar.]

Ser y estar

Operador considerado Eje de las informaciones Eje del enunciador Posibles efectos expresivos

• • •

Ser Suele tratarse de El enunciador presenta Sensación de mayor

información de fase 1. lo dicho como si fuera objetividad.

• •

objetivo.

No requiere Sensación de que se

conocimientos previos El enunciador se está hablando de cosas

del sujeto del que se «borra» o se esconde estables, que no

está hablando, aunque tras sus palabras. cambian.

puede haberlos. Sensación de que se

• Nivel de las trata de propiedades

definiciones. inherentes del sujeto

del que se está

hablando: como el

enunciador se «borra»,

y no se presenta como

origen de lo dicho, se

atribuye lo dicho a la

situación externa

(verdades generales) o

al sujeto mismo

(inherente).

• • •

Estar Presupone la existencia El enunciador presenta Sensación de mayor

y el conocimiento del las cosas como suyas; se subjetividad.

elemento del que se responsabiliza de lo que Se relativizan las cosas.

está hablando. Lo dicho dice, que está Al presentarse todo de

se inserta en el contexto respaldado por sus manera relativa, con el

con respecto a lo que ya apreciaciones, su enunciador como único

se sabe del sujeto y no experiencia,etc. punto de origen, se dice

anula los datos previos. El enunciador no se que no se trata de

• Nivel en el que se habla «borra» tras sus propiedades inherentes

de, se comentan, palabras. Reconoce del sujeto del que se

elementos conocidos. plenamente su propia está hablando.

responsabilidad. Sensación de

transitoriedad y

provisionalidad porque

lo expresado con estar

no anula los datos

previos ni siquiera

cuando los contradice.

Comentarios

1. La esencia de estos dos operadores es la compleja interacción entre estos parámetros. En los casos en los que

puede producirse un choque entre los dos ejes, parece imponerse el del enunciador sobre el de las informaciones.

2. Para entender bien cómo funcionan estos dos verbos hay que analizar detenidamente todos los datos del

contexto.

3. No deben olvidarse las complejas negociaciones que se producen a veces en torno a las informaciones.

4. No debe olvidarse que el enunciador puede «hacer trampa» y presentar como objetivas valoraciones que no lo

son, «borrándose» así tras sus palabras en la elección de ser. En estos casos, la valoración subjetiva del enunciador

se percibe debido al tipo de apreciación que expresa y a las elecciones léxicas (simpático).

5. Es interesante notar que las explicaciones tradicionales se sitúan en el nivel de los efectos expresivos y son

consecuencia de la conjugación del eje de las informaciones con el del enunciador.

Algunos ejemplos del uso de ser y estar.

1) En la localización espacial, normalmente se usa estar. Esto se debe:

a. Al hecho de que generalmente se localizan cosas conocidas —en el sentido lingüístico— (fase 2).

b. Al hecho de que con estar, el enunciador se «mete» en la lengua y se erige, en cierta medida, en punto

de referencia alrededor del que gira todo, de manera análoga a lo que hace con los deícticos. Al localizar

algo en el espacio, el enunciador está, en cierto sentido, colocando las cosas en su entorno.

Barcelona está en España.

2) Cuando el enunciador presenta cosas nuevas y se sitúa en el nivel de las definiciones (fuera del tiempo y del

espacio en los que se produce la enunciación) las coordenadas espaciales, como las temporales, se expresan con

ser: La conferencia es en el aula 3.

3) Cuando se quiere señalar a un interlocutor que se están expresando valoraciones personales, se usa estar.

Está todo muy rico.

4) Cuando nos hallamos ante una valoración a la que el enunciador quiere conferir un carácter universal y objetivo,

para que no parezca que él está hablando de su experiencia, de su percepción de la realidad, usa ser,

escondiéndose en cierta medida tras sus palabras.

Es muy simpática. / Es insoportable.

Este tipo de enunciado se produce con mayor frecuencia cuando nos hablan de personas a las que no conocemos

o cuando se está describiendo el carácter de alguien. El mismo tipo de enunciado puede producirse también en

una situación en la que se valora lo que se ha podido observar y lo que se sabe sobre una persona.

Por fin he conocido a Andrea. Es muy simpática.

5) En este contexto también se están presentando o negociando informaciones que se pretende que sean objetivas

y desvinculadas de nuestra experiencia personal y del conocimiento previo que tenemos o teníamos del sujeto.

El hecho mismo de decir o no decir, así como la elección de lo que expresamos, constituyen por sí mismos un

filtro subjetivo.

La lengua nos proporciona operadores con los que podemos responsabilizarnos de lo que decimos y otros con los que

podemos «borrar» nuestra intervención. Ser pertenece a este segundo grupo.

Con parecer (me parece, me ha parecido) el enunciador presenta su valoración como algo nuevo y sin ninguna relación

con nada previo, mientras que con estar la presenta en relación con sus conocimientos previos (lo que ya sabía), que no

dejan de tener vigencia. Este hecho contribuye considerablemente a transmitir esa sensación de mayor relativización que

percibimos con estar.

En algunos enunciados, el uso de ser y estar genera diferentes interpretaciones como:

Es ciego, pero no está ciego.

A. ¿Me pasas ese libro?

B. ¿Qué libro? No veo ningún libro.

A. Ese que tienes ahí delante.

B. ¿Dónde?

A. Ahí, ¿estás ciego, no lo ves?

En un uso como este, lo expresado con estar se interpreta en relación con lo que ya se sabe del sujeto del que se está

hablando.

En España la fruta es muy buena. / En España la fruta está buenísima.

Con el primero no se compromete, no se responsabiliza de lo que está diciendo; con el segundo, presenta lo que dice

como algo respaldado por su experiencia personal.

¿Muy buena o buenísima?

La razón de la alternancia podría radicar en que en el contexto mencionado, al tratarse de una valoración puramente

subjetiva, el enunciado con estar sería más probable en situaciones informales y cargadas de subjetividad, es decir, en

situaciones en las que cabe más la exageración y en las que el enunciador necesita recurrir a todos los medios que pone

a su disposición la lengua para garantizar lo que está diciendo. En el caso de la cena, se trata de una valoración subjetiva,

pero apoyada en la experiencia vivida, por lo que, según el contexto, cabe la forma más neutra y más formal muy buena

o la forma más cargada de subjetividad buenísima.

1.4. El grado de referencia al mundo extralingüístico

La mayor parte de los manuales de gramática y de los estudios sobre el operador estar + gerundio suelen explicar que

esta construcción se utiliza para expresar lo que sucede justo en el momento del que se está hablando o en el momento

de la enunciación. Algunos añaden que sirve para presentar las acciones en su desarrollo progresivo (y utilizan la expresión

forma progresiva). Por último, hay autores que ven en este operador una forma imperfectiva, es decir, que presentaría

las acciones como inacabadas y durante su desarrollo.

Veamos cómo funciona la construcción estar + gerundio:

1. Con frecuencia lo que se expresa con esta construcción es precisamente lo que no sucede en el momento del que

se está hablando o en el momento de la enunciación:

A. ¿Y tú qué estás haciendo?

B. Estoy trabajando.

[Fragmento de una conversación telefónica].

2. Debemos fijarnos además en que cuando describimos exactamente lo que hacemos, no usamos estar + gerundio,

sino el presente simple.

Fíjate bien: cojo las patatas, las lavo, las pelo, las corto en rodajas finitas…

Estar + gerundio se utiliza para parafrasear o explicar nuestro punto de vista sobre las cosas y no para describir lo que

hacemos. Cuando se usa estar + gerundio lo que importa es situarse en el nivel de las cosas que se dicen y de la

interpretación que el hablante da de la realidad.

¡Mira, está nevando!

El enunciador que exclama esto está sorprendido, molesto o simplemente quiere expresar su toma de conciencia. Se sitúa

pues en un nivel en el que se expresa a sí mismo, el nivel de lo que se dice, de la interacción y la relación con su

interlocutor. En ese momento le interesa solo referirse a él en la medida en que constituye la base de lo que está

comentando. En un contexto en el que se estuviera describiendo lo extralingüístico, no se usaría está nevando sino nieva.

[Que lo que sucede en el mundo extralingüístico coincida con lo que se expresa lingüísticamente es una consecuencia del

hecho de que esta forma se usa para comentar lo extralingüístico, pero centrando nuestra atención en nuestra

subjetividad y en nuestra relación con lo extralingüístico. Estar + gerundio sirve, en parte, como vínculo (mecanismo de

anclaje) del acto de enunciación con la realidad y no para describir simplemente la realidad.]

La coincidencia, en algunos casos, entre lo que decimos y lo que sucede fuera de la lengua no nos autoriza a sacar la

conclusión de que esta forma sirve para describir lo que está sucediendo en el momento del que hablamos. Nunca

describimos lo evidente y, cuando lo hacemos es para expresar nuestra relación con él.

En algunos casos, además, el hablante utiliza estar + gerundio para responsabilizarse de lo que dice, porque se está

basando en los datos de los que dispone.

A. ¿Y Pedro?

B. Se está duchando.

Al dar instrucciones, exactamente igual que cuando nos interesa describir nuestros actos extralingüísticos en una

demostración de cómo se hace una cosa, no usamos nunca estar + gerundio. Lo mismo ocurre todas las veces que

centramos nuestro interés en lo extralingüístico.

Estar + gerundio versus tiempo

simple

Operador Eje de las informaciones Eje del enunciador Referencia al mundo

extralingüístico

• • •

Estar + gerundio El enunciador está Expresa la Se sitúa en el nivel de lo

comentando datos interpretación del que se dice. No interesa

conocidos. hablante, que se el mundo

• responsabiliza de lo que extralingüístico.

El enunciador dispone dice.

de elementos que le

permiten

responsabilizarse de lo

que dice.

• • •

Tiempo simple Presenta informaciones Expresa los datos como Se está hablando del

nuevas o adquiridas que objetivos. mundo extralingüístico,

pueden remitir al a no ser que el verbo

El hablante se «borra».

mundo extralingüístico. esté en una forma que

bloquee la referencia

potencial al mundo

extralingüístico.

1.5. Recapitulación

La interacción de los dos ejes tiende, puede presentarse de la siguiente manera:

Fase 1 Fase 2

• •

Eje de las informaciones Información de primera mano, Información adquirida (compartida

nueva. o presupuesta).

• •

Se hace hincapié en el hecho de No interesa tanto presentar las

informar. informaciones o negociar sobre ellas

• como utilizarlas para otras cosas:

Este es el nivel en el que se negocian como base para otras informaciones

las informaciones. nuevas o para valorarlas,

comentarlas, etc.

• •

Eje del enunciador Menos intervención explícita por Más intervención explícita por parte

parte del enunciador. del enunciador.

• •

Menos subjetividad. Más subjetividad.

• •

El enunciador tiende a «borrarse» El enunciador se responsabiliza de lo

tras sus palabras, presentando las que dice. Esto da con frecuencia la

cosas como si fueran objetivas. Esto sensación (pero es solo un efecto

da con frecuencia la sensación (pero expresivo) de mayor relatividad.

es solo un efecto expresivo) de

mayor seguridad y objetividad.

• •

Consecuecias y comentarios Mayor referencia a lo Menor referencia a lo

extralingüístico. En palabras de H. extralingüístico: nivel de las cosas

Adamczewski: niveau du faire. que se dicen. En palabras de H.

Adamczewski:niveau du dire.

Esta tabla es del lingüista francés Henri Adamczewski.

[Pueden combinarse operadores que denotan una mayor participación del enunciador con otros en los que el enunciador

se «borra». Cada operador gramatical tiene peculiaridades propias. Algunos de ellos se comprenden mejor en relación

con el eje de las informaciones y las actitudes del enunciador importan poco. Para otros, sucede lo contrario. Sin embargo,

en la mayor parte de los casos se dan usos en los que se observa la interacción entre estos dos ejes. Cada operador

gramatical funciona con respecto a otros operadores tanto in preasentia (eje sintagmático) como in absentia (eje

paradigmático). La interpretación que damos de cada uso en cada contexto es el producto de la interacción de todos estos

elementos.]

Todo lo que estamos describiendo sobre el funcionamiento de la lengua se refiere al nivel de los contenidos

procedimentales, es decir, a la información metalingüística (sobre lo que dice) que proporciona el enunciador a su

interlocutor para que este consiga colocar cada cosa en su sitio y descodificar adecuadamente cada enunciado.

16

Algunos mecanismos de la lengua

Ámbito semántico-funcional o tipo Fase 1 Fase 2

de operación metalingüística (+ información, (– información,

– enunciador) + enunciador)

• •

Presencia/existencia. Haber (hay, había, etc.). Estar.

• •

Atribución. Ser. Estar.

• •

Predicación. 17.

Indicativo. Subjuntivo

• •

Predicción. 18.

Futuro. Ir a + infinitivo

• •

Determinación del sustantivo (en Un, una, etc. El, la, etc.

general). Demostrativo (este, ese, aquel).

• Posesivo (mi, tu, su,etc.).

• •

Determinación del sustantivo: Forma tónica: mío, tuyo, Forma átona: mi, tu, su,etc.

posesivos. suyo, etc.

• Tener.

• •

Determinación del sustantivo: Demostrativo con Demostrativo sin mención del sustantivo:

demostrativos. mención del sustantivo: pronombre demostrativo.

adjetivo demostrativo.

• •

Mención del sustantivo. Mención explícita. Pronombre.

• Artículo sin mención del sustantivo: el mío, el

rojo.

• Supresión del sustantivo (no se menciona si

se sabe de qué se está hablando).

• •

Uso de un adjetivo o de un Mención del adjetivo o Tan + adjetivo o adverbio.

adverbio. del adverbio. Lo + adjetivo / adverbio + que + verbo: lo

bonito que es…

(Es impresionante lo bien que habla).

• •

Intensificación del adjetivo, del Muy / mucho. Tan / tanto.

adverbio o de la cantidad. • •

Posición del adjetivo. Adjetivo después del Adjetivo antes del sustantivo.

sustantivo.

• •

Presentación de informaciones Información. Que + información (p. ej. en la repetición de

nuevas. informaciones:

• (1)

A. ¿Cómo dices?

B. Que ha llegado Pedro.

• (2)

Te repito que / es verdad que / te

recuerdo que /etc. + información.

• •

Relación predicativa en las A + infinitivo: empezar a, Gerundio: seguir, continuar, etc.

perífrasis. ponerse a, romper a, etc. De + infinitivo —superación / ruptura de la

relación—: dejar de, acabar de, terminar

de,etc.

Comentarios

1. Esta tabla tiene la ventaja de que nos permite ver la lengua en su dinamismo, y los diferentes mecanismos

sintácticos no aparecen ya como reglas o estructuras arbitrarias y estáticas.

2. Esta tabla nos muestra además que todo es relativo, es decir, que cada elemento o mecanismo es fase 1 o fase 2

con respecto a otro elemento.

3. La combinación de los diferentes operadores entre sí, asociada con los datos contextuales, es la que nos permitirá

entender los diferentes efectos expresivos.

[Las listas de efectos expresivos pueden resultar muy útiles, a condición de que se intente entender los mecanismos

profundos de la lengua que hacen posibles los efectos expresivos presentados. Una lista de efectos expresivos y de

contextos de uso de un operador gramatical puede permitirnos ver si realmente una teoría funciona, es decir, si es capaz

de explicar todos los elementos de la lengua.]

2. La dimensión cultural y la lengua

2.1. Diferentes acepciones de la palabra cultura

Desde la perspectiva del análisis de la lengua concebida como instrumento de comunicación, podemos distinguir

19:

diferentes facetas de lo que generalmente se entiende por cultura

1. La cultura en el sentido más general. Con el término cultura, en este nivel, nos referimos a todo lo que

tradicionalmente se entiende por cultura en sentido amplio: historia, arte, literatura, cine etc. Dentro de este gran

grupo, se pueden distinguir dos aspectos:

a. Por una parte, la cultura para conocer. Nos referimos con esto a cuestiones que pueden ser sumamente

interesantes, y que nos ayudan a entender el funcionamiento de una sociedad y su mentalidad, pero que

no son indispensables para moverse adecuadamente en dicha sociedad ni para entender los

comportamientos cotidianos de sus miembros.

b. Por otra parte, la cultura para entender. Aquí nos referimos a aquellos aspectos de la cultura en general

que son más indispensables para entender los comportamientos de la gente: reglas y hábitos sociales,

horarios, etc.

2. La cultura asociada con la lengua. En este nivel, nos referimos a comportamientos verbales estrechamente

asociados con lo que hacemos con el español, esto es, con el uso mismo de la lengua.

2.2. La cultura y la lengua

1. Cuando alguien nos hace un cumplido, lo normal en español es no aceptar el cumplido sino plantear alguna duda,

quitarle importancia —rebajarlo— o justificarse:

A. ¡Qué camisa tan bonita llevas!

B. ¿Te gusta? Pues me la han regalado.

En estas situaciones, la mayor parte de los hablantes siguen esta regla de comportamiento y cuando alguien no

la sigue, suele ser juzgado y considerado presumido, vanidoso, etc. Sin embargo, pocos hablantes saben formular

esta regla explícitamente, porque no nos damos cuenta del todo de cómo nos comportamos en cada situación.

2. Cuando después de cenar en casa de unos amigos consideramos que ha llegado la hora de marcharnos, no

podemos dar las gracias y despedirnos simplemente, y si decidimos hacerlo así, en cuanto salgamos, los demás

se preguntarán por qué nos hemos ido tan de repente, si nos ha pasado algo, etc. Lo normal, en estos casos, es

empezar a anunciar la despedida con cierta antelación y seguir charlando durante un rato:

a. Bueno, ya es muy tarde, me tengo que marchar, que mañana me tengo que levantar pronto.

3. En estas situaciones, es interesante notar que si nuestra despedida parece demasiado brusca, uno de nuestros

interlocutores nos invitará a que nos quedemos un rato más.

4. Cuando nos hacen un regalo, solemos abrirlo inmediatamente, con un comportamiento ritualizado y una serie de

comentarios casi obligados. Después de ver el regalo, tenemos que expresar nuestra satisfacción, y la persona

que nos ha hecho el regalo por su parte tiene que expresar cierta inseguridad: ¿De verdad te gusta? Si no te gusta,

se puede cambiar.

[La mayor parte de nuestros actos de habla están asociados con comportamientos culturales. Un aspecto fundamental de

la dimensión cultural asociada con la lengua que no debemos olvidar es que los hablantes de una lengua no se suelen dar

cuenta de estas cuestiones, pero sí juzgan a todo el que no respete los hábitos culturales. Las actitudes racistas con

respecto a una determinada comunidad a menudo se basan en incomprensiones culturales relacionadas con todo lo que

estamos viendo aquí.]

Una anécdota

La lengua nos deja plenamente libres de decir lo que queramos, pero a condición de respetar las reglas del juego. No solo

están codificados los comportamientos asociados con cada acto de habla, sino también las maneras de decir cada cosa.

2.3. Estrategias discursivas y cultura

No solo las expresiones escogidas para realizar cada acto de habla, sino incluso la concatenación de las palabras y de los

diferentes actos de habla está codificada. Incluso en la lengua escrita, hay maneras codificadas de hacer las cosas. Cada

tipo de documento, en cada tipo de registro y especialidad, tiene una organización codificada.

A diferencia de lo que ocurre en otras lenguas, en español, en la correspondencia no se suele abordar de manera tan

directa el asunto del que se quiere tratar y aun cuando se quiere ser directo, hay fórmulas para introducir el tema, que

generalmente están relacionadas con el tipo de carta que se está escribiendo. En una carta a un amigo se puede empezar

con una referencia a algo anterior, con fórmulas como: He estado reflexionando sobre lo que me decías el otro día…etc.

Naturalmente, estas posibilidades están lejos de ser iguales entre sí; cada una de ellas confiere a nuestro escrito un tono

más o menos directo, más o menos amistoso, etc.

En la correspondencia más formal, la referencia a lo anterior puede expresarse con fórmulas como: En relación con su

escrito…; En respuesta a su carta... etc. En ausencia de tales referencias, las cartas pueden empezar, por ejemplo, con una

presentación (Me llamo…; soy…; etc.) —que puede referirse a la persona que escribe o a la institución que representa—

o con fórmulas como: Me permito escribirle para…etc.

[Observar la lengua es también, por tanto, analizar la organización característica de cada tipo de discurso, la

concatenación de los diferentes actos de habla, así como los elementos lingüísticos utilizados. Conocer una lengua es

también saber organizar el discurso tal como se organiza normalmente en esa lengua. A menudo el problema radica en la

organización del discurso.]

3. Conceptos básicos de pragmática

Si queremos entender correctamente todos los matices de cada contexto, es fundamental que distingamos lo que es

propio del sistema de los efectos expresivos debidos a los usos específicos en los diferentes contextos. Para ello,

necesitamos conocer algunas reglas básicas del funcionamiento de la lengua en contextos comunicativos reales.

3.1. El principio de cooperación y sus corolarios

H. P. Grice a principios de los años setenta supone que, siempre que abrimos la boca para decir algo, colaboramos con

nuestro interlocutor en el sentido de que intentamos entender adónde quiere ir con lo que dice y le seguimos en el intento

de construir un pequeño mundo juntos (principio de cooperación).

3.1.1. Las máximas de relación, cantidad, sinceridad y modo

El principio de cooperación se apoya en cuatro máximas:

1. En primer lugar, se supone que siempre que hablamos, decimos cosas relacionadas con el tema de la conversación

y con lo que acaba de decir nuestro interlocutor (máxima de relación).

2. Según la segunda máxima, máxima de cantidad, en nuestras intervenciones damos siempre la cantidad de

información necesaria para que nuestro interlocutor nos entienda. Esto significa que no damos ni demasiada ni

poca información, sino que al colaborar con nuestro interlocutor intentamos entender qué es lo que quiere saber

o adónde quiere llegar y decimos lo suficiente para que la conversación pueda progresar.

3. De acuerdo con la tercera máxima, se supone que, cuando hablamos, decimos cosas que creemos verdaderas y

que pensamos de verdad (máxima de sinceridad).

4. Por último, obedeciendo a la cuarta máxima, máxima de modo, expresamos las cosas que queremos decir

respetando el código lingüístico que estamos utilizando y de la manera más adecuada para el contexto, de forma

que nuestro interlocutor no tenga problemas con la descodificación.

[Una de las características fundamentales del principio de cooperación y de las cuatro máximas en las que se sustenta es

su inviolabilidad. Esto significa que siempre se presupone, en principio, que lo respetemos y lo sigamos.]

La lengua nos proporciona numerosos medios para matizar lo que decimos en relación con el principio de cooperación y

sus cuatro corolarios (cuando cambiamos de tema, etc.). La función de estas expresiones es ayudar a nuestro interlocutor

en la descodificación de los mensajes para que no se quede sorprendido ante un discurso aparentemente sin relación con

el anterior.

Análogamente, cuando no vamos a respetar la máxima de cantidad por exceso, solemos indicarlo con expresiones como

para contestar a tu pregunta tengo que contarte… o perdona etc. La función de estas expresiones es parecida a la de las

anteriores: preparar al destinatario para un exceso de información que podría interpretar como no relacionada con el

tema del que se está hablando.

Al revés, cuando lo que vamos a decir podría parecer no respetar la máxima de cantidad por defecto, usamos expresiones

como: para contestar con una fórmula…, para decirlo en dos palabras, etc. Con frecuencia, sin embargo, se utilizan estas

expresiones más como captatio benevolentiae que como formas para anunciar intenciones reales.

Cuando tenemos dudas sobre la información que presentamos, también lo señalamos con fórmulas como creo que…; etc.

Las mentiras aprovechan precisamente la máxima de sinceridad (también llamada de calidad). Como se supone que lo

que expresamos es lo que pensamos realmente, nuestro interlocutor no tiene manera de detectarlas, a no ser que nos

contradigamos o que descubra, generalmente a posteriori, que hemos dicho falsedades. En el caso de las mentiras, no se

puede hablar de una violación de esta máxima.

La ironía, que consiste en decir cosas falsas para que el destinatario las detecte como tales, o decir las cosas de una

manera diferente a la esperada (por ejemplo, exagerando), también aprovecha esta máxima. Y en el momento mismo en

que el destinatario se da cuenta de que lo que decimos no es lo que pensamos o no responde a la realidad, precisamente

porque supone que somos sinceros, entiende que estamos intentando decir algo distinto. Es decir, que interpreta la ironía.

Cuando se puede plantear algún problema relacionado con la máxima de modo, también lo solemos señalar mediante

expresiones como para usar una expresión vulgar…, etc.

3.1.2. La implicatura conversacional

Las máximas siempre se supone que las estamos respetando. Cuando decimos algo que parece no estar en consonancia

con lo que se espera nuestro interlocutor a la luz del principio de cooperación y de sus máximas, el interlocutor busca una

interpretación compatible con sus expectativas y con las máximas. Esto le lleva a interpretar un sentido añadido y no

expresado explícitamente por nuestras palabras.

[Este mecanismo por el que salvamos el principio de cooperación y sus corolarios interpretando algo más de lo que se

dice se llama implicatura. El término se usa, además, para referirse al sentido añadido que se interpreta.]

Las posibilidades que nos ofrece el mecanismo de la implicatura son enormes. Un recurso como la ironía no podría existir

sin las implicaturas, puesto que la descodificación de la ironía pasa siempre por la percepción de una implicatura.

Existen diferentes tipos de implicaturas:

1. Algunas son más o menos fijas y se denominan implicaturas convencionales. Tenemos un ejemplo de implicatura

convencional en el intercambio siguiente:

A. ¿Tienes hora?

B. Son las cuatro y cuarto.

2. Entre las implicaturas no convencionales, hay algunas que juegan con las reglas de la conversación (principio de

cooperación y sus corolarios) y están estrechamente relacionadas con los datos del contexto. Se suele denominar

implicatura conversacional a toda implicatura que tenga estas características.

3. Otras, en cambio, se basan en las presuposiciones culturales, morales,etc. La correcta aplicación de las reglas de

la conversación presupone siempre el conocimiento del funcionamiento del código lingüístico utilizado en todas

sus dimensiones: morfología, sintaxis, fonética, etc. Todos estos aspectos permiten la descodificación de

implicaturas.


ACQUISTATO

2 volte

PAGINE

22

PESO

817.33 KB

PUBBLICATO

3 mesi fa


DESCRIZIONE APPUNTO

Riassunto per l'esame di lingua e traduzione spagnola 3, basato su appunti personali e studio autonomo del saggio consigliato dal docente Sciutto Virginia: saggio consigliato Criterios para el an lisis de la lengua desde la perspectiva de la comunicacion, Matte Bon. Gli argomenti trattati sono i seguenti: Criterios básicos para un análisis más riguroso de la lengua, El enunciador y sus actitudes, El grado de referencia al mundo extralingüístico, La dimensión cultural y la lengua,Conceptos básicos de pragmática.


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in lingue culture e letterature straniere
SSD:
A.A.: 2018-2019

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher francescacaropreso di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Lingua e traduzione spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università Salento - Unisalento o del prof Sciutto Virginia.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Lingua e traduzione spagnola

Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, libro consigliato traduccion y traductologia, Hurtado
Appunto
Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, libro consigliato Las Cosas del decir, Casalmiglia y Tulson
Appunto
Esame di lingua e traduzione spagnola 3 (prof. Sciutto)- appunti sulla fraseologia y las unidades fraseologicas
Appunto
Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, libro consigliato traduccion y traductologia, Hurtado
Appunto