Che materia stai cercando?

Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, libro consigliato Las Cosas del decir, Casalmiglia y Tulson

Riassunto per l'esame di lingua e traduzione spagnola 3, basato su appunti personali e studio autonomo del testo consigliato dal docente Sciutto Virginia: libro consigliato Las Cosas del Decir, Casalmiglia y Tuson. Gli argomenti trattati sono i seguenti: El análisis del discurso, el discurso oral, el discurso escrito, La noción de discurso, Diferentes disciplinas implicadas... Vedi di più

Esame di Lingua e traduzione spagnola docente Prof. V. Sciutto

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

d. Gafas

e. Pelucas

f. Adornos (collares, sortijas, etc.)

VII. Factores del entorno

a. Muebles

b. Arquitectura

c. Decorado

d. Luz

e. Temperatura

f. Ruidos

g. Música, etc.

Este listado es una muestra de la complejidad que supone la comunicación humana.

2.6.1. LOS ELEMENTOS PROXÉMICOS

La proxemia se refiere a la manera en que el espacio se concibe individual y socialmente, a cómo los

participantes se apropian del lugar en que se desarrolla un intercambio comunicativo y a cómo se lo

distribuyen. Estas distancias puede variar por muchos motivos. La distancia entre los cuerpos depende

mucho, también, del tipo de evento de que se trate.

Por supuesto, la distancia que se considera apropiada según los eventos o los diferentes momentos

dentro de un mismo evento varia intraculturalmente e interculturalmente.

Las personas asociamos significados psicosociales y culturales a esos lugares y a esos espacios que nos

separan o nos acercan a los demás, de forma no solo física sino también simbólica. Knapp señala,

citando Hall, cuatro posibles categorías en que puede entenderse el <<espacio formal>>:

1. Intimo

2. Casual-personal

3. Social-consultivo

4. Publico

Lo que en un grupo cultural se considera un comportamiento proxémico adecuado para cada una de

esas cuatro categorías puede variar enormemente de lo que se considera adecuado en otros grupos.

Y lo mismo ocurrirá en los que se refiere a encuentros formales. El papel de los elementos proxémicos

en la comunicación está íntimamente ligado al de los gestos y posturas, al de los espacios y al concepto

de imagen y territorio.

2.6.2. LOS ELEMENTOS CINÉSICOS

La cinésica (o kinésica o quinésica) se refiere al estudio de los movimientos corporales

comunicativamente significativos. Según Poyatos podríamos distinguir entre gestos, maneras y

posturas. Se incluyen en la cinésica desde los movimientos que acompañan a los saludos hasta los

chasqueados. La clasificación mas sencilla de los elementos cinésicos los divide en emblemas,

reguladores, ilustradores, expresivos-afectivos y adaptadores. Poyatos llega a proponer 17 tipos

kinésicos dentro de las <<categorías corporales no verbales interactivas y no interactivas>>:

1. Emblemas (gestos por palabras),

2. Metadiscursos (los movimientos del hablar),

3. Marcaespacios (señalando lo presente y lo ausente),

4. Marcatiempos (pasado, presente y futuro),

5. Deícticos (señalando a personas y cosas),

6. Pictografías (dibujando con las manos),

7. Ecoicos (imitando todo lo que suena),

8. Kinetografías (imitando todo lo que se mueve),

9. Kinefonografías (imitando movimiento y sonido),

10. Ideografías (dando forma visual a los pensamientos),

11. Marcasucesos (cómo pasaron las cosas),

12. Identificadores (la forma visual de los conceptos),

13. Exteriorizadores (nuestras reacciones a la vista),

14. Autoadaptadores (tocándonos a nosotros mismos)

15. Alteradaptadores (tocando a lo demás),

16. Somatoadaptadores (los íntimos de nuestro cuerpo) y

17. Objetoadaptadores (interacción con los objetos).

Los gestos pueden sustituir a la palabra, repetir o concretar su significado, matizarla, contradecirla o,

sencillamente, servir para acompañarla y hacernos sentir mas a gusto o manifestar nuestra

incomodidad. Los gestos, las maneras y las posturas que se consideran adecuados pueden variar

según el tipo de evento o la ocasión, según el grupo social, y, por supuesto, varían de una cultura a

otra.

A través de un gesto o de una postura podemos mostrar interés, indiferencia, desprecio, ansiedad

respecto a lo que estamos o se está diciendo. Por ello, contribuyen a la construcción del footing, es

decir, sirven para mostrar qué posición adoptamos frente a lo que se dice y frente a los demás

participantes en un acontecimiento comunicativo.

Conductas evaluadas como cálidas o frías

Conductas cálidas Conductas frías

Lo miro a los ojos Tiene mirada gélida

Le toca la mano Se burla

Se mueve hacia él Finge bostezar

Sonríe a menudo Frunce el entrecejo

Lo mira de la cabeza a los pies, etc. Se aleja de él, etc.

Resumen de los gestos de estatus y de poder

intimo No intimo Del superior Del Del hombre De la mujer

subordinado

postura relajada Tensa (menos relajada tensa relajada tensa

relajada)

Espacio proximidad distancia Proximidad distancia proximidad distancia

personal (optativa)

Conducta Con toque Sin toque Con toque Sin toque Con toque Sin toque

táctil (optativo)

mirada Se establece Se evita Fija, ignora Ojos Fija, ignora Ojos

apartados apartados

(vigila) (vigila)

Proceder y informal circunspecto informal circunspecto informal circunspecto

aspecto

Expresión visible oculta oculta visible oculta visible

emocional

Expresión sonríe No sonríe No sonríe sonríe No sonríe sonríe

facial

2.7.Elementos paraverbales de la oralidad

En la frontera entre el gesto y la palabra aparece una serie de elementos vocales aunque no

lingüísticos, que se producen con los mismos órganos del aparato de fonación humano, si bien no se

considera que formen parte de la <<lengua>> (la calidad de la voz y las vocalizaciones).

2.7.1. LA VOZ

La calidad, es decir, la intensidad y el timbre de una voz nos puede indicar el sexo, la edad,

determinados estados físicos como la afonía, el resfriado nasal; determinados estados anímicos

(nerviosismo, etc.).

Hay ciertos aspectos de la calidad de una voz que se deben a características fisiológicas, es decir que

depende de la configuración especifica de las diferentes partes que componen el aparato de fonación

humano. Existen voces características de la infancia y de la edad adulta o de la vejez, existen voces

masculinas y voces femeninas. La calidad de la voz se puede modular para conseguir determinados

efectos o para manifestar determinadas intenciones. En cada grupo social se asocian determinados

valores a la calidad de la voz (en nuestro entorno se valora mas para el uso publico una voz grave que

una voz aguda).

2.7.2. LAS VOCALIZACIONES

Por <<vocalizaciones>> se entienden los sonidos o ruidos que salen por la boca, que no son

<<palabras>>, pero que desempeñan funciones comunicativas importantes. Pueden servir para

asentir, para mostrar desacuerdo o impaciencia, etc. Normalmente se producen en combinación con

gestos faciales o de otras partes del cuerpo y tienen un valor interactivo a veces crucial. Desentender

lo que nos indican esos <<ruidos>> o interpretarlos de manera equivocada puede ser fuente de

malentendidos o de incomprensiones mas globales. Algunas de esas vocalizaciones son:

• Inhalaciones

• Exhalaciones (suspiros, bufidos)

• Carraspeo, etc.

El significado interactivo de tales elementos varia de situación a situación y de un grupo cultural a

otro.

Características de las experiencias vocales contenidas en el test de sensibilidad emocional

Estado volumen tono timbre velocidad inflexión ritmo elocución

afectivo

afecto suave grave resonante lenta Firme y regula ligada

ligeramente hacia r

arriba

cólera alto acudo brillante rápida Irregular hacia irregul entrecort

arriba y hacia abajo ar ada

aburrimien Moderado Moderado Moderada Moderadame Monótona o Algo

to a bajo a grave mente nte lenta gradualmente ligada

resonante desfalleciente

jovialidad Moderada Moderada Moderada Moderadame Hacia arriba y hacia regula

mente alto mente mente nte rápida abajo (sobre todo r

agudo brillante hacia arriba)

impaciencia normal Normal a Moderada Moderadame Ligeramente hacia regula Algo

moderada mente nte rápida arriba r entrecort

mente brillante ada

agudo

alegría alto agudo Moderada rápida Hacia arriba regula

mente r

brillante

tristeza suave grave resonante lenta Hacia abajo irregul ligada

ar

satisfacción normal normal Algo normal Ligeramente hacia regula Algo

resonante arriba r ligada

2.8. Características lingüístico-textuales del discurso oral

2.8.1. EL NIVEL FÓNICO

Uno de los primeros aspectos del discurso oral que debe llamar la atención es la variedad en la

pronunciación. Cuando se describe el plano fónico de una lengua se explica sobre todo su sistema

fonológico y los alófonos o variantes fonéticas que resultan por contacto de unos sonidos con otros

en la tira fónica.

Las realizaciones fonéticas están en correlación con variables sociales de todo tipo y la

heterogeneidad en la pronunciación es un hecho insoslayable, como lo es en los otros planos de

análisis de la lengua. Básicamente se habla de cuatro tipos de variedades:

1. Variedad dialectal, geográfica o diatópica (dialectos geográficos).

2. Variedad social o diastrática (dialectos sociales o sociolectos).

3. Variedad situacional, funcional o diafásica (registros).

4. Variedad individual o estilo (idiolecto).

Cada una de esas variedades se caracteriza por unos rasgos fonéticos, además de otros léxicos y

algunos morfosintácticos. El habla nos informa sobre características psicosociales y culturales: sobre

el origen geográfico, sobre el origen social, etc. Cuando una persona se dispone a hablar,

necesariamente tiene que <<elegir>> entre su repertorio fonético, y el resultado será una forma de

pronunciación mas o menos <<neutra>>, mas o menos <<marcada>>, pero siempre con una carga de

significado sociocultural. La manera de pronunciar genera actitudes hacia los hablantes, actitudes

positivas o negativas que pueden derivar o provenir de prejuicios o de estereotipos.

Rosenblat discutió ampliamente el efecto <<fetichista>> de la escritura sobre lo que se considera

<<correcto>> o <<incorrecto>> en la pronunciación. Actualmente, para el español, se aceptan dos

normas, la septentrional y la meridional o atlántica. Vera señala que en lo que se refiere a la

fonología, la norma académica no acepta de esas modalidades atlánticas mas que dos fenómenos

alternativos a la pronunciación oficial minoritaria, seseo y yeísmo. Sigue siendo valido para la norma

oficial el criterio de Navarro que establece << como norma general de buena pronunciación la que se

usa corrientemente en Castilla en la conversación de las personas ilustradas>>.

Rosenblat ha señalado en múltiples ocasiones las dificultades que entraña decidir cual es la

pronunciación correcta. Una misma persona, dependiendo del evento comunicativo, de sus

intenciones o finalidades, del tono de la interacción, puede optar por un tipo de pronunciación más

relajado o más cuidado; o puede cambiar de <<acento>> al cambiar de actividad comunicativa. No

todas las personas tienen las mismas posibilidades de cambiar de variedad (no todas tienen el mismo

acceso a los bienes lingüísticos).

La Prosodia (entonación, intensidad, ritmo) constituye otro de los aspectos específicos de la oralidad

y de gran interés por su productividad comunicativa.

Utilizamos la entonación para organizar la información, tanto por su función sintáctica para señalar

la modalidad oracional como por su función enfática y moralizadora, ya que nos permite marcar el

foco temático o destacar determinados elementos estructurales.

En lenguas como el español, llamadas de <<acento libre>>, la intensidad, además de distinguir

significados, sirve, también, como en el caso de la entonación, para marcar énfasis, puesto que una

mayor intensidad articulatoria se suele corresponder con el foco informativo, por ejemplo.

También el ritmo, en el interior de los grupos tonales o la presencia /ausencia de pausas mas o menos

largas entre lo que serian grupos canónicos tiene funciones sintácticas y, además, nos sirve para

señalar e interpretar actitudes (ritmo rápido asociado a nervosismo). Las pausas se utilizan con valor

enfático y funcionan como recursos para crear expectación o para marcar quién tiene el poder. Las

pausas y los silencios pueden servir de pistas par descubrir relaciones de poder.

2.8.2. EL NIVEL MORFOSINTÁCTICO

En el discurso oral, la complejidad sintáctica puede ser mayor o menor según el tipo de evento de que

se trate. Debido a la copresencia de los interlocutores y al hecho de que comparten una localización

espacial y temporal es muy común y característico el uso de elementos deícticos. La deixis personal,

espacial, temporal y social permiten referirse a esos parámetros contextuales e ir construyendo

cooperativamente el marco en el que se desarrolla el evento.

La selección sintáctica también sirve como marcador de la variedad funcional o registro que se

utiliza(menor complejidad sintáctica/registro mas coloquial; mayor complejidad/registro mas formal).

Dado el grado de imprevisibilidad y de improvisación característico del discurso oral, es común que

quien habla modalice muy a menudo aquello que dice con expresiones del tipo: yo creo, yo diría, etc.

También la utilización del condicional, de la modalidad interrogativa o de marcadores de aspecto

sirven a esos fines. La apelación al otro, la demanda de validación o evaluación de lo que estamos

diciendo se usan con fines interactivos. En las intersección entre las vocalizaciones, el léxico y la

morfosintaxis se observa el uso de expresiones que muestran la actitud y que tienen unas funciones

modalizadoras, interactivas y expresivas muy evidentes.

Actitud ante un hecho (verbal o no) Actitud ante el receptor

¡mierda! ¡reina!

¡ay! ¡cariño!

¡hostia! Etc. ¡cabròn! Etc.

El estudio de la sintaxis de la lengua oral a partir de documentos auténticos trascritos está

desarrollándose dentro de la pragmática lingüística o pragmagramatica.

2.8.3. EL NIVEL LÉXICO

Desde el punto de vista del discurso oral y dependiendo del evento, la variación léxica sirve para

marcar el registro, el tono de la interacción, las finalidades que se pretenden conseguir, a la vez puede

ser una indicadora de características socioculturales de los participantes. Podemos hablar de un léxico

mas o menos culto, etc.

El léxico está en estrecha relación con la diversidad sociocultural en el seno de una misma cultura.

Así, se puede estudiar el léxico característico de diferentes grupos dentro de una misma sociedad

(hombres vs. Mujeres; medio rural vs. Medio urbano, etc).

El léxico es un marcador de la pertenencia a un grupo. Saber utilizar el léxico adecuado en el momento

preciso puede convertirse en un signo de pertenencia al grupo y es uno de los medios usados para

construirlo como tal.

Otra de las características del discurso oral en este nivel tiene que ver con el bajo grado de densidad

léxica y el alto grado de redundancia. Como consecuencia de que se comparte el contexto y de que

los participantes van construyendo conjuntamente el sentido de la interacción se producen

repeticiones, paráfrasis, se utilizan palabras comodín, deíctico, etc. Esto contrasta con lo que se

produce en la escritura.

2.8.4. LA ORGANIZACIÓN TEXTUAL Y DISCURSIVA

La organización textual y discursiva de la comunicación oral:

• en primer lugar, es multicanal, en el sentido de que hay que atender a lo puramente

lingüístico, a lo paraverbal, a lo cinésico y a lo proxémico.

• En segundo lugar, hay manifestaciones:

o Dialogales (la más típicas de la oralidad), con dos o más interlocutores;

o Monológales (o monogestionados)--> habrá que atender varios aspectos:

▪ Por una parte, aquellos que sirven para organizar la estructura del texto.

▪ Por otra parte, se tiene que prestar atención a cómo las formas lingüísticas y

textuales sirven para dar coherencia al discurso, tanto a los marcadores

discursivos como las secuencias textuales que aparecen.

Siempre encontraremos marcas, verbales o no verbales, interactivas.

• En tercer lugar, se observan las marcas interactivas verbales y no verbales que presentan los

textos monogestionados y que son una muestra clara de esa <<dialogicidad>> característica

de cualquier tipo de comunicación humana.

Estructura Marcas de coherencia Marcas de interacción

Presentación Marcadores discursivos Elementos cinésicos

Resumen Ordenadores Gestos

Anticipación Organizadores Maneras

ordenación Conectores Posturas

Progresión informativa Operadores Elementos proxémicos

Continuidad Secuencias textuales Lugares

Cambio Narrativa Distancias

Contraste Explicativa Formas verbales de apelación

Finalización Argumentativa Deixis personal y social

Recapitulación descriptiva Muletillas tipo ¿no?, ¿de

acuerdo?

Resumen Referencia al conocimiento

Coletillas compartido

cierre Diálogos <<retóricos>>

...

Es importante observar el tipo de <<escenario>> en que se produce el monologo, es decir, la

localización espacial y temporal, su organización y su significación sociocultural.

En el caso del discurso dialogal hay que atender a su organización estructural en turno de palabra.

Una primera manera de acercarse a los diálogos es analizar cómo se organizan las tres secuencias

básicas:

− Inicio (saludos, preguntas, exclamaciones).

− Desarrollo (mantenimiento, cambio, feedback, respuestas mínimas...).

− Final (ofrecimiento, aceptación, cierre).

El inicio y el final de las interacciones orales suelen responder a formulas rituales especificas de cada

grupo cultural o de cada tipo de evento. Saber iniciar y terminar una interacción de forma adecuada

a las expectativas que generan los diferentes tipos de eventos dialogales supone un grado de

competencia comunicativa oral elevado. El cuerpo central de la interacción es el que puede estar

sujeto a mayor flexibilidad y donde hay que atender a la forma como se produce la co-construccion y

la negociación en diferentes planos:

− Interlocutivo;

− Temático;

− De la posición de los hablantes;

− Del tono;

− De las finalidades, etc.

En una situación comunicativa entre tres o mas participantes hay tres dimensiones de análisis:

♦ la dimensión interlocutora--> atiende a la mecánica en que se organiza la interacción y tiene

en cuenta el espacio interactivo ocupado (el capital verbal), la manera de tomar la palabra y

de pasar de un turno al siguiente, así como la forma en que los diferentes participantes

construyen una parte de su identidad a partir de los papeles comunicativos que desarrollan.

Esta dimensión nos puede aportar una información muy valiosa respecto a las diferentes

posiciones que adopta cada interlocutor y al grado de control interactivo.

♦ La dimensión temática--> atiende a la actuación que los diferentes interlocutores tienen

respecto a la construcción temática, a qué tipo de contribuciones realizan y a qué papel

desempeñan en lo que se refiere a la propuesta, mantenimiento y cambio del contenido

informativo de la interacción.

♦ La dimensión enunciativa--> atiende, por una parte, a la posición de los diferentes sujetos

respectos a lo que dicen y al resto de interlocutores y, por otra parte, a los recursos

discursivos-textuales que utilizan para llevar a cabo sus finalidades comunicativas.

Dimensiones para el análisis del discurso

1. Dimensión interlocutiva:

• Capital verbal:

− Numero de tomas de palabra

− Numero de palabras

− Tiempo ocupado

• Origen de las tomas de palabra:

− Autoselección

− Heteroselección

• Modos de transición:

− Pausa

− Solapamiento

− Interrupción

• Papeles comunicativos:

− Aserción

− Pregunta

− Validación (acuerdo/desacuerdo)

− Demanda de validación

− Respuesta

− Gestión:

1. De los turnos de palabra

2. De los temas

3. Del contrasto comunicativo

2. Dimensión temática:

• Contribución:

− Directiva

− Reactiva

− De relanzamiento

− Continuativa

− Desligada

• Estructuración temática

3. Dimensión enunciativa:

• Modalidad enunciativa:

− Apelativa (<<yo>>, <<nosotros>>)

− Elocutiva (<<tu>>, <<vosotros>>)

− a

Delocutiva (3. persona o impersonal)

• Modo de organización del discurso:

− Narrativo

− Argumentativo

− Descriptivo

− Didáctico-explicativo

PRIMERA PARTE

CAPÍTULO 3

EL DISCURSO ESCRITO

Hoy, en la sociedad occidental, la escritura constituye para la mayoría de la población una segunda

naturaleza verbal. El entorno lingüístico habitual está constituido por mensajes orales u escritos que

funcionan interrelacionados o de forma autónoma en las múltiples actividades de la vida. Necesitamos

situarnos en una perspectiva histórica para comprender el valor de la aparición de la escritura como

sistema semiótico. La existencia del lenguaje, que surge como una manifestación oral relacionada

con la interacción entre individuos, se asocia a la aparición de la especie del Homo sapiens sapiens,

hace unos 90.000 años.

La escritura es un hecho históricamente localizable porque ha dejado huellas materiales a través de

representaciones icónicas de la realidad y a través de representaciones de distintas unidades

lingüísticas. Diversos estudios relatan la apasionante historia de los sistemas de representación

icónica y gráfica del habla (Gelb, Gaur, Crystal, etc.).

La escritura aparece alrededor del año 3500 a.C., la invención de una de sus variantes, la escritura

alfabética, constituye el logro más extraordinario en la búsqueda de una representación económica y

funcional de unidades lingüísticas. Efectivamente, la utilización de un número reducido de signos,

treinta y dos como máximo, combinados entre si, permite la representación del acervo de palabras

que constituye el léxico propio de un sistema lingüístico.

Sin embargo, la escritura alfabética no es universal. El alfabeto se empezó a utilizar en la costa oriental

mediterránea, entre Egipto y Mesopotamia, alrededor del 2000 a.C. Se extiende a partir de lo fenicios

en el siglo X a.C., y es adoptado de forma paulatina por los hablantes de las lenguas semiticas (que

representan sólo los sonidos consonanticos) y por los hablantes de la lengua griega aproximadamente

a partir del siglo VIII a.C.

La escritura es una técnica específica para fijar la actividad verbal mediante el uso de signos gráficos

que representan la producción lingüística y que se realizan sobre la superficie de un material de

características pastas para conseguir la finalidad básica de está actividad, que es dotar el mensaje de

un cierto grado de durabilidad.

A partir de los interesantes estudios sobre la consecuencias de la Escritura en la vida social sabemos

de la lentitud de su implantación y la distribución diversa de su uso. Desde la perspectiva de la

antropología cultural, Goody resalta las funciones cognitivas de la cultura alfabética, afirmando que

las prácticas que se derivan de ella son capaces de cambiar el estilo cognitivo y los modelos de

organización social de una comunidad.

La escritura es de importancia fundamental porque preserva el habla a través del tiempo y del espacio

y porque transforma el habla de tal modo que la comunicación a través de la vista crea unas

posibilidades cognitivas para el ser humano muy distintas a las creadas por la comunicación emitida

por las palabras que salen de la boca.

Ong indica que la escritura da vigor a la conciencia:《para vivir y comprender totalmente necesitamos

también la distancia》. Esta distancia que permite el uso escrito acentúa el poder humano de

abstracción, de reflexión, de aislarse del contexto más inmediato, con lo que resulta en un estilo

cognitivo que prioriza la actividad intelectual.

Stubbs y Kress coinciden en subrayar la conservación de la memoria de los acontecimientos como

función primordial de la lengua escrita. Este hecho tiene como consecuencia que en la vida social

deban mantenerse por escrito todos aquellos que adquieran un valor público y oficial (nacer, morir,

etc.). El texto escrito puede ser consultado, analizado, y, al permanecer invariable, es el testimonio

de la historia del individuo y de la comunidad. Permite, además, que la producción lingüística se

extienda a destinatarios diversos y lejanos. La escritura tiene esa capacidad de difundir información

con carácter estable.

El uso de la lengua escrita ha tenido una distribución muy desigual. Según Stubbs se estima su en el

mundo hay un 40% de la población adulta que no conoce la escritura, a lo que hay que añadir un 25%

que está por debajo de los niveles de la alfabetización funcional. Se puede considerar justificada la

posición que defiende la prioridad del modo oral sobre el modo escrito. Al modo escrito se le otorga

más valor y prestigio por ser este el vehículo de la expresión política, jurídica y administrativa, de la

expresión cultural y de la comunicación periodística. Los lingüistas señalan que la lengua escrita es, en

cierto sentido, un sistema secundario.

El conjunto de funciones de conservación, oficialidad, difusión pública y medio de expresión de ciencia

y cultura han otorgado al texto escrito un prestigio social inalcanzable para la mayoría de las

actividades orales ordinarias. Sus funciones cognitivas, asimismo, han potenciado el desarrollo

intelectual, la reflexión y la elaboración mental, desarrollando las funciones metalingüística,

referencial y poética del lenguaje. Lledó afirma que el mundo de la escritura llega a constituirse como

un espacio cultural autónomo.

Street afirma que el contexto sociocultural crea funciones para la escritura y señala que hay dos

maneras de acercarse a la comprensión de lo que significa el uso de la lectura y la escritura en una

comunidad:

• Una de ellas es la autónoma, que considera esta práctica como un medio que, en sí mismo,

proporciona todas las posibilidades que hemos mencionado.

• Otra manera es la ideológica, que es la que tiene en cuenta que es el contexto sociocultural

en el que se dan estas prácticas el que proporciona funciones específicas a la cultura escrita.

La existencia de la letra escrita en una sociedad genera determinados conceptos y valores

que son asumidos de forma implícita por los miembros de esta sociedad.

Levine afirma que los sociólogos de la década de los sesenta utilizaran la existencia de la escritura

como criterio para establecer estadios o niveles de evolución de las sociedades. Parsons distingue

entre sociedades:

➢ Primitivas (primer estadio, con utilización del modo oral exclusivamente);

➢ Intermedias (progresiva introducción de la escritura en élites religiosa o mágicas o a otros

sectores);

➢ Modernas (institucionalización de la escritura para toda la población adulta).

Y también se refiere a la función que han desempeñado organizaciones de carácter internacional

(como la UNESCO en la alfabetización).

Con Gray aparece la noción de analfabetismo funcional; la letra escrita se considera como un valor

intrínseco, aunque su funcionalidad quedará fuertemente discutida, según sea orientada al trabajo,

al progreso económico o al desarrollo cultural. La función de la lengua escrita puede tener objetivos

muy distintos, que se distribuyen en un continuum que va de lo más simple a lo más complejo. El grado

más alto seria aquel que permite adquirir información variada, prepararse y entrenarse para el trabajo

etc.

De Mauro insiste en las desigualdades en el acceso al uso habitual de la lengua escrita muy escasa

para considerables sectores de la población.

Cook-Gumperz comenta que el valor de la alfabetización se ha ido redefiniendo a lo largo del tiempo

(en el siglo XVIII tenía valor moral, después cognitivo). La escritura está teñida de ideología.

3.1. La situación de enunciación

La situación de enunciación escrita prototípica se caracteriza básicamente por los siguientes rasgos:

a) La actuación independiente y autónoma de las personas que se comunican a través de un

texto. Emisores y receptores se llaman precisamente escritores y lectores.

b) La comunicación tiene lugar in absentia: sus protagonistas no comparten ni el tiempo ni el

espacio. El momento y el lugar de la escritura no coinciden con los de la lectura.

c) Al tratarse de una interacción diferida, el texto debe contener las instrucciones necesarias

para ser interpretado.

La trasmisión de información durable se realiza a través de la escritura.

Textos breves: anuncios, avisos, cartas, etc.

Textos extensos: novelas, poemarios, tratados, etc.

La modalidad escrita admite informalidad, pero se caracteriza mayoritariamente por su tendencia a

la formalidad. En la escritura, el carácter monologal adquiere una organización precisa y estructurada;

por esta razón los discursos monológales orales (conferencias, discursos, etc.) suelen tener como

soporte textos escritos. El dialogo se puede presentar por escrito (guiones cinematográficos, novelas,

etc.) pero son entonces diálogos construidos y pulidos.

Actualmente la escritura utiliza como vehículo canales múltiples y variados. Son importantes porque

constituyen un medio que aporta significación social a los mensajes. Para calibrar el valor de dichos

canales tendremos en cuenta que pueden ser de dos tipos:

a) Manual: se escribe a mano con lápiz, bolígrafo, etc. Este tipo de canal más bien se especializa

en el ámbito de lo inmediato y personal, tanto si se da en la esfera de lo privado, como si se

da en la esfera de lo publico. Crea un efecto de personalización y singularización del escrito.

b) Mecánico: la imprenta, a escala industrial, produce libros y publicaciones periódicas con

posibilidad de alcanzar un público más amplio. Máquinas de escribir, ordenadores, etc.

Producen y reproducen textos escritos en virtud de medios telemáticos y electrónicos.

En los últimos años lo más significativo es la multiplicidad de canales que la escritura comparte. La

aparición de la comunicación <<multimedia>> indica que la amplia gama de posibilidades de

combinación de la palabra escrita con otros medios. El acceso al conocimiento a través de sistemas

hipermedia está constituido por varios canales que se pueden alternar y pasar de unos a otros. Esta

multiplicidad de medios conlleva nuevas formas de representación del conocimiento que al parecer

pueden promover una configuración cognitiva más circular.

3.2. Las practicas discursivas escritas

En la escritura nos encontramos con una gran diversidad textual que se ha ido generando en los

diferentes ámbitos de la vida social en aquellas sociedades en las que la escritura ha venido a formar

parte sustancial de los hábitos y formas de vida. En las obras de Bernárdez, Adam, Ciapuscio y Bassols

y Torrent podemos encontrar síntesis y presentación de las distintas propuestas de clasificación de

textos y los rasgos que lo definen. Los géneros discursivos escritos se han constituido históricamente

como practicas sociales ligadas a cada cultura y a cada sociedad. Su multiplicidad hace muy difícil la

clasificación.

ámbito Practicas discursivas

Administrativo Instancias, alegaciones, certificados

Jurídico Leyes, sentencias, contratos

Religioso Tratados, catecismos, libros sagrados

Vita cotidiana Correspondencia personal, notas y apuntes

Etc. Etc.

En cada ámbito profesional se generan actividades escritas con valor funcional, etiquetadas

socialmente. Los únicos por su valor cultural y estético han sido estudiados sistemáticamente y poseen

un cuerpo de teoría y critica son los de tipo literario, que se han incluido tradicionalmente dentro de

los estudios de filología.

El texto escrito ha constituido en nuestra cultura el modo de representación del conocimiento. La

reflexión y la abstracción se ha potenciado a través de la escritura, al tiempo que está ha permitido

el desarrollo del ámbito en que se refleja el punto más alto de la abstracción y la especialización: los

lenguajes formales y la terminología especializada. Esta capacidad de la escritura para transmitir y

producir conocimiento le ha conferido un valor epistémico y la ha asociado culturalmente al avance

del saber.

3.3. La adquisición de la competencia escrita

La adquisición de la lengua escrita no sigue el mismo proceso que la lengua oral. Solo en la segunda

infancia (a los 5 o 6 anos) se enfoca, en nuestro ámbito cultural, el aprendizaje sistemático de la lengua

escrita. Se efectúa en unas condiciones distintas a las de la lengua oral; un rasgo esencial es que la

persona tiene ya una competencia lingüística fundada en su actividad oral. Una de las primeras

necesidades es la adquisición del código grafico de representación lingüística. Este código, una vez

adquirido, se convierte gradualmente en un simbolismo directo. El sistema lingüístico subyacente que

posee el hablante tiene, a partir del dominio del código oral y del código escrito, dos pautas sobre las

que puede desarrollar una gran diversidad de funciones. Estas vienen condicionadas por las practicas

discursivas del entorno cultural y social.

La característica más importante de la adquisición de la competencia escrita es que está sometida a

un aprendizaje institucionalizado, que tiene lugar en centros de instrucción y educación. El

aprendizaje del código exige un adiestramiento y una preparación específica. La alfabetización es la

condición básica que forma el depósito de los conocimientos. La capacidad de leer y la capacidad de

escribir para dar cuenta de la adquisición de estos conocimientos se ha convertido en el eje

fundamental de la instrucción. Todo el currículo se basa en aprender a operar con sistemas de

representación de la realidad, principalmente escritos.

Tradicionalmente es el profesorado el que tiene la palabra y despliega su discurso para ejercer la

mediación entre el saber contenido en los textos escritos y el estudiante. En el momento de sancionar

la adquisición de conocimientos también es casi siempre el modo escrito el que se toma como

referencia y objeto de evaluación: la escritura, pues, se instaura como modo de producción y de re-

construcción del conocimiento.

El uso escrito de la lengua se ha convertido en una herramienta de poder y de competencia, signo de

cultura y de instrucción, aduana (dogana) de puestos de trabajo. El medio cultural en que se mueve

el individuo determina sus posibilidades de desarrollo y, aun dentro de la misma cultura y de la misma

sociedad, el caudal lingüístico (por Bourdieu como <<capital simbólico>>) no está repartido de forma

igual en todos los sectores sociales, con que los individuos no tienen acceso homogéneo a las prácticas

culturales que se manifiestan a través de la lengua. Para Bernstein, el <<código elaborado>> se asocia

a sectores sociales familiarizados con la lengua escrita porque esta implica un estilo mental

distanciado de la situación inmediata, más objetivo y abstracto y con una utilización superior de

medios verbales para construir su discurso.

Desde una perspectiva didáctica se han planteado formas de favorecer el aprendizaje y la

competencia en la escritura aprovechando los avances en psicología cognitiva, pragmática y lingüística

textual (Serafini, Colomer, Camps, Reye, etc.).

La escritura es una actividad compleja que necesita sobre todo ejercitarse. La competencia escrita

tiene distintos niveles, que son, desde el más simple al más complejo, según Wells:

• El nivel ejecutivo (dominio del código);

• El funcional (permite la supervivencia en el entorno de la vida cotidiana);

• El instrumental (permite el acceso a la información);

• El epistémico (permite el ejercicio de la crítica y de la creación).

3.4. Aspectos psicológicos de la actividad escrita

La existencia de la escritura genera unas actividades comunicativas desprendida de la situación cara

a cara. La lectura y la escritura convierten la expresión verbal en una actividad silenciosa y solitaria. El

ritmo comunicativo se hace más lento y a distancia. El texto concentra en sí mismo el haz de

referencias contextuales necesarias para ser interpretado adecuadamente.

Psicólogos como Luria y Vigotsky señalan el origen interactivo de la escritura, pero subrayan su

contribución al desarrollo de procesos mentales superiores. Según Vigotsky, el uso escrito requiere

abstracción, análisis, toma de conciencia de los elementos que componen el sistema de la lengua; es

el algebra del lenguaje, pues permite acceder al plano más abstracto, reorganizando el sistema

psíquico previo de la lengua oral. La situación de producción determina también unas características

específicas que tienen su manifestación en las estructuras discursivas y gramaticales, en las que recae

predominantemente el peso de la comunicación. La escritura, al provocar la descontextualización

respecto a la situación, exige una elaboración mayor del mensaje.

Desde el punto de vista psicológico, el texto escrito supone dos procesos cognitivos relacionados con

la expresión lingüística:

• el proceso de producción (escritura);

• El proceso de interpretación (lectura).

Ambos quedan relativamente separados del texto y su estudio queda también diferenciado.


ACQUISTATO

3 volte

PAGINE

31

PESO

1.05 MB

PUBBLICATO

5 mesi fa


DESCRIZIONE APPUNTO

Riassunto per l'esame di lingua e traduzione spagnola 3, basato su appunti personali e studio autonomo del testo consigliato dal docente Sciutto Virginia: libro consigliato Las Cosas del Decir, Casalmiglia y Tuson. Gli argomenti trattati sono i seguenti: El análisis del discurso, el discurso oral, el discurso escrito, La noción de discurso, Diferentes disciplinas implicadas en el análisis del discurso, etc...


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in lingue culture e letterature straniere
SSD:
A.A.: 2018-2019

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher francescacaropreso di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Lingua e traduzione spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università Salento - Unisalento o del prof Sciutto Virginia.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Lingua e traduzione spagnola

Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, libro consigliato traduccion y traductologia, Hurtado
Appunto
Riassunto esame Lingua e traduzione spagnola 3, docente Sciutto, Saggio consigliato Criterios para el an lisis de la lengua desde la perspectiva de la comunicacion, Matte Bon
Appunto
Esame di lingua e traduzione spagnola 3 (prof. Sciutto)- appunti sulla fraseologia y las unidades fraseologicas
Appunto
esame di lingua ebraica (prof. Lelli)- appunti
Appunto