Che materia stai cercando?

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

INTRODUCCIÓN

Empecé a leer este libro principalmente porque ya lo tenía en casa, y también porque había oído hablar del autor, y bastante bien, así

que pensé que me resultaría un libro agradable de leer. Además, nunca antes había leído ningún libro de ningún autor

hispanoamericano, y siempre debe haber una primera vez para todo.

CONTEXTO HISTÓRICO-LITERARIO

La crisis mundial de los años 30, con efectos catastróficos en esa área, produciría no pocas dictaduras militares y diverso tipo de

trastornos, agravando la tendencia al neocolonialismo, cada vez con mayor hegemonía norteamericana. Sin embargo, luego la Segunda

Guerra Mundial parece traer un alivio.

En Argentina surge el peronismo, de actitudes populistas y de hostilidad a Norteamérica, pero que respeta las bases de la propiedad,

aunque eleve el poder de los trabajadores urbanos, introduciendo una esquizofrenia, política e ideológica, que todavía sigue afectando

al país. Los comienzos de industrialización, en esa coyuntura, dan lugar a “islas” de desarrollo en medio de ese proceso general de

descapitalización y explotación desde el exterior. A partir de 1960 la hegemonía de Estados Unidos asume especial tensión militar.

En pocas coyunturas históricas se ha visto tan claramente como en ésta el margen de imprevisibilidad que se puede dar en la relación

de los escritores con su entorno social y político (dicho en términos más abstractos, en la relación de la estética con la ética). Hay,

ciertamente, muchos escritores coherentes en uno u otro sentido: esto es, evasivos y fantasiosos que se niegan a ver los problemas

comunes, insertándose sin dificultad en el sistema opresivo, y, viceversa, escritores militantes por el cambio social, en todo momento y

en toda su obra. Hay no pocos escritores que después de arrancar de una dura crítica de su sociedad, acaban por oponerse a que se

cambie, y, recíprocamente, escritores que, aun entregados a la imaginación fantástica, acaban por mostrar que su corazón está al lado

de los hambrientos de justicia.

Gabriel García Márquez nació en Aracataca (Colombia), en 1928. Aún antes de escribir “100 años de soledad” (1967), la novela que

lo haría famoso y lo convertiría en una de las grandes figuras claves del llamado “boom”, era ya autor de un conjunto de narraciones

que no sólo eran valiosas como manifestación de una nueva actitud literaria, sino que tienen directa relación con el mundo imaginario

que esa novela despliega en toda su amplitud. Tras abandonar su remoto y pequeño pueblo natal en la costa atlántica colombiana,

inicia su vida literaria y periodística en Bogotá, Cartagena y Barranquilla, en cuyos periódicos publica sus primeros cuentos, artículos y

crónicas sobre cine. El marco histórico en que estas actividades se desarrollan no puede ser más agitado: a raíz del “bogotazo” de 1948

se desata esa larga etapa en la política colombiana conocida como “la violencia”, que se convertirá en uno de los temas mayores de su

generación. Aunque de modo muy distinto al de las novelas de otros, el clima de terror y de intolerancia que el país vivía entonces se

reflejará en las primeras obras del autor.

Esos libros son tres novelas (“La hojarasca”, 1955; “El coronel no tiene quien le escriba”, 1961; “La mala hora”, 1962 y la colección de

cuentos “Los funerales de la Mamá Grande”, 1962). Hay una oscilación estilística en este grupo entre la estructura elaborada y el

lenguaje barroquizante de “La hojarasca” o del relato que da título al volumen de cuentos, y el tono despojado, lacónico y directo de los

otros libros, que más bien parecen reflejar la huella de Hemingway y Graham Greene. Esos lenguajes se corresponden con dos distintos

territorios imaginarios: por un lado, Macondo, una tierra donde la realidad no tiene fronteras y todo es posible; por otro, el anónimo

“pueblo”, un lugar polvoriento y abandonado donde los personajes meramente sobreviven más allá de toda esperanza. En ambos casos,

revelan a un joven escritor que se emancipa estéticamente respecto de los consabidos modelos del realismo de la época: una nueva

etapa en la historia de la novela está comenzando con esos libros. Desde el comienzo, hay en él una profunda fidelidad a la experiencia

personal y social, a la vez que al rigor literario, que lo aleja del tremendismo y el simplicismo ideológico habituales en la novela política.

Tanto “El coronel no tiene quien le escriba” como “La mala hora” (ambas escritas en París, donde había llegado como corresponsal

periodístico) ocurren en “el pueblo”. Pero hay otra relación entre ellas, aún más importante: la primera surgió inesperadamente, por

una especia de partenogénesis, mientras redactaba la segunda. Y el hecho de que algunos personajes, situaciones e imágenes de

procedencia macondiana se infiltren en sus páginas revela que el autor estaba luchando, a través de estos relatos, por acercarse al foco

de su universo narrativo. Sería un error descartarlos como intentos frustrados; particularmente “El coronel no tiene quien le escriba” es

una pequeña obra maestra del estilo condensado de García Márquez. La breve novela es el paradigma de un lenguaje narrativo

estrictamente funcional: no sobra ni falta una línea y cada una resuena en el lector como un eco imborrable. Todo es simple y directo,

pero cargado de simbolismo y tenso dramatismo, y también de un sutil humor que hace verosímil una situación imposible: el viejo

coronel a la espera de su pensión militar, espera que dura ya quince años y que sin duda seguirá prolongándose indefinidamente. La

capacidad para aludir por elipsis, de sintetizar una vida en un simple gesto, la repetición de ciertos elementos con distintos matices de

significación, funcionan aquí perfectamente calibrados para hacernos sentir lo mismo que sienten los personajes.

En 1982 la Academia Sueca le concedió el premio Nobel de Literatura, y su discurso de aceptación del galardón fue un hermoso alegato

a favor de la identidad de los pueblos de Hispanoamérica.

ARGUMENTO

“El coronel no tiene quien le escriba” se desarrolla en un pueblo costero sin nombre. Dispersos en el pueblo aparecen todos los

personajes: el cínico doctor; el rico y diabético Sabas; el padre Ángel, que prohibe a los ciudadanos el ver películas inmorales tocando

doce veces la campana de la iglesia; la frustrada esposa del coronel; y el más importante, el propio coronel.

El coronel es un hombre majestuoso, educado, pero quizá algo idealista. Durante quince años cada viernes, ha estado fielmente

esperando la llegada del cartero ansiando recibir la pensión de veterano prometida por el gobierno al finalizar la guerra civil. En la


PAGINE

3

PESO

40.54 KB

PUBBLICATO

+1 anno fa


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in lettere (BRESCIA - MILANO)
SSD:

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher valeria0186 di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Lingua spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università Cattolica del Sacro Cuore - Milano Unicatt o del prof Hernán-Gómez Prieto Beatriz.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Lingua spagnola

Riassunto esame Lingua Spagnola, prof. Gomez, libro consigliato La Sonrisa Etrusca, Sampedro
Appunto
Riassunto esame Lingua Spagnola, prof. Gomez, libro consigliato Nessuno scrive al colonnello, Gabriel Garcà­a Marquez
Appunto
La sonrisa etrusca - analisi
Appunto
Riassunto esame Lingua Spagnola, prof. Gomez, libro consigliato Los Girasoles Ciegos, Mèndez
Appunto