Video appunto: Unamuno, Miguel - Niebla

Miguel de Unamuno: Niebla



Unamuno es uno de los 98istas. Escribe una novela que nace como respuesta a una crítica que ya había recibido en una novela precedente Amor y pedagogíaa. En esta última, Unamuno se rebela a las teorías racionalistas y positivistas, construyendo una historia semejante a la de la Nueva Eloísa porque aquí crea un joven personaje cuyo padre somete a una educación muy racional que quita tanto espacio al desarrollo de las emociones y de las libertades, que el joven acaba suicidándose.
Ante toda la crítica recibida, escribe otra novela Niebla, en la cual se imagina otra vez un personaje extravagante, Augusto, un protagonista nuevo que no responde al tipo de héroe y tampoco al antihéroe a los que el lector estaba acostumbrado porque Augusto, en la voluntad de Unamuno, representa un agonista (agonía= lucha; un personaje en lucha continúa con su propia existencia). Unamuno parte de una historia trivial en la que asistimos a un enamoramiento de un hombre incapaz de gestionar sus mismos sentimientos.
Los capítulos importantes de la novela son el primero y el 31.
En el primero Unamuno define el perfil del personaje. Augusto es un hombre solo y aislado que, influenciado por filosofía Platónica, se deja llevar de las teorías de la contemplación. Así que asistimos a acontecimientos extravagantes para el lector:
-está lloviendo pero no quiere abrir el paraguas o mira su naranja en la mesa y prefiere no comerla. Estos dos demuestran su actitud de contemplación: él dice que las cosas bonitas no se deben destruir sino que hay que guardar su belleza y contemplarla.
-sale de casa y no sabe que dirección tomar y piensa que seguirá el primo perro que pasa.
Esto demuestra que Augusto vive de contemplación pero a la vez todo esto lo lleva a quedarse paralítico. De hecho, por este personaje, Unamuno lanza el tema de la parálisis: un hombre incapaz de tomar una decisión aunque Unamuno afirma que quizás la manera de comportarse de este protagonista remonta a su niñez difícil(la muerte de su madre)que lo condicionará.
La historia empieza con una narración en primera persona pero sucesivamente Unamuno introduce el Narrador omnisciente. En efecto Unamuno conoce tan perfectamente Augusto que, de la misma manera que hizo Pirandello con los" 6 personajes en busca de autor", decide entrar a formar parte de la narración. Así que pasa que, gracias al discurso indirecto libre, el lector no se da cuenta de lo que verdaderamente piensa el protagonista porque muchas veces los pensamientos del protagonista los expresa Unamuno. Además Unamuno introdujo una novedad interesante en la novela que es el monologo interior: cuando el personaje se queda solo, habla y empieza un flujo de consciencia donde se mezclan el pasado, el presente o algunas veces habla con el perro.
Esto hizo que la novela fuese muy criticada por los Realistas porque Unamuno abatió la barriera literaria, (impuesta por ellos) diciendo que era necesario referirse a la realidad y que había que distinguir la realidad de la ficción. Según él, esto no debía ser un canon que respetar dentro de una novela y es así como Unamuno, en uno de los últimos capítulos de la novela, establece lo que según él debe tener una novela:
-mucho diálogo
-monólogos
-debe reproducir la evolución de la vida
-debe faltar la descripción fotográfica de la realidad
-deben faltar los retratos psicológicos que tanto habían exaltados en cambio los Realistas;
-debe faltar un argumento prefijado por el autor

Es así como nace una novela en la que Augusto es un hombre inconsistente, perdido en su niebla, que acaba hablando con su perro; pero a través de Augusto, Unamuno introduce una cuestión candente en la novela, que habían tratado muchos 98istas, o sea el tema de la fe: Unamuno plantea el tema del libre albedrío con respecto a nuestra existencia(especialmente en el capítulo 31). Para construir su idea por el libre albedrío, Unamuno parte de una anécdota trivial: Augusto se había enamorado de Eugenia del Arco, una mujer que se aprovecha de la ingenuidad de Augusto y lo acaba traicionándolo con su exnovio Mauricio, al cual Augusto había concebido su colaboración para superar el problema hipoteca. Durante de la víspera de la boda, Augusto encuentra una carta de la mujer, en la cual descubre que Eugenia lo había abandonado porque se había huido con Mauricio. Ante esta tragedia sentimental, Augusto decide suicidarse pero antes decide encontrar a un escritor del cual había leído ya algo sobre el suicidio("Amor y pedagogía"), Unamuno. Es así como Unamuno entra a formar parte de la narración. El diálogo entre los dos es bastante difícil porque cuando Augusto le presenta su idea de suicidarse al escritor, Unamuno le dice que no tiene ninguna posibilidad y cuando Augusto le pregunta el porqué él le dice que siendo un ente de ficción y no un ser libre no puede tomar solo una decisión. La decisión de morirse reside en las manos de su creador(el mismo Unamuno). Augusto, muy despistado, se rebela a esta afirmación de Unamuno, confesándole que él también, siendo un ser imaginado por un ser superior(Dios), no puede decidir sobre su destino.
A través de este diálogo, Unamuno ha creado una ecuación: como el protagonista de esta novela está sometido a las decisiones de su creador, de la misma manera los hombres están sometidos a la voluntad de su Creador y por lo tanto no está en nuestras manos si quitarnos la vida o seguir viviendo.
Todo esto Unamuno lo organiza escribiendo:
▪un prologo= aquí aparece otro personaje y amigo de Augusto, Víctor Goti, el cual, definiendo a Augusto, dice que de hecho Augusto se suicidó;
▪un post prologo= Unamuno destruye las convicciones de Víctor, diciendo que hecho la muerte de Augusto la decidió él.
Pero los dos dejan abierta una cuestión: Augusto se ha suicidado o su creador lo ha matado? Unamuno no sabe que pensar de la posibilidad del hombre de tener el poder de decidir sobre su vida.
Él hizo esto porque vivió la crisis de la fe: a pesar de ser muy creyente, muchas veces pensó que con la razón la fe era una mentira. Y entonces esta novela con esta cuestión dejada abierta describe un recorrido algo difícil que no sabe como comportarse ante la fe. Por esto la novela se definió nivola, por la novedad en todo campo sobre todo en las técnicas (narrador omnisciente, monólogo interior...).
Con la novela "Niebla" Unamuno ha querido subrayar lo absurdo existencial, es decir ha querido reconstruir el perfil de un hombre perdido en la angustia de una vida sin finalidad. Esta novela es el producto del tiempo, de la crisis del positivismo y de la visión de la existencia humana como dolor(Schopenhauer)y como angustia(Kierkegaard).