El siglo XIX es marcado por una gran actividad polItica y por los grandes cambios en las formas de gobierno. Antes de morir, en 1700, Carlos II nombrò heredero Felipe de Anjou de la dinastia de los Borbones franceses. Este acontecimiento provocò el estadillo de la Guerra de Sucesiòn española, que terminara con el Tratado de Utrecht en 1713, que sopuso tambien la perdida de todas las posesiones europeas de España. Felipe de Anjou empieza a gobernar con el nombre de Felipe V y el suyo es el reinado mas largo. En 1746 su hijo , Fernando VI, heredera la corona y es despues seguido por Carlos III, en 1759. Cuando él muere, en 1788, su hijo Carlos IV accede el trono y sera rey hasta 1808. El mandado de estos trés reyes es marcado por la instauraciòn del Despotismo ilustrado, son reformadores y renovadores. En 1808 Napoleòn Bonaparte invade España y coloca su hermano Jose I Bonaparte en lugar de Fernando VII, hijo y heredero de Carlos IV y muy pronto empieza la guerra de independencia española, combatida entre las potencias aliadas, es decir España, Reino Unito y Portugal, y el primer imperio francés. La poblacion se divide en dos bandos: los afrancesados, un grupo de intelectuales difensor de la soberanìa del rey francés, y los patriotas, o sea las masas populares mas tradicionalistas, alentadas por el Clero. El 2 de mayo de 1808 comienzan las primeras revueltas en Madrid y enseguida Napoleòn responde a la rebeliòn incrementando la presencia de sus tropas. Solo Càdiz queda libre del dominio francés y es allì que se promulga la Constituciòn de 1812, también conocida como la Pepa porque es firmada el 19 de marzo, el dìa de San José, a caracter lioberal y que sustenta una monarquìa parlamentaria. En 1813 termina la Guerra de Independencia y Fernando VII regresa al trono, imponiendo una monarquìa absolutista y aboliendo la Pepa. Años màs tarde se desata un alzamiento liberal y desde 1820 hasta 1823 hay un periodo conocido como el Trienio liberal. Desde 1823 vuelve el absolutismo a España y comienza la asì llamada Década Ominosa, que termina en 1833 y pone fin a los logros alcanzados en el trienio liberal. La vuelta del absolutismo tuvo lgunas consecuencias: España es arruinada por las deudas de guerra, pierde continuamente las colonias de ultramar y Fernando VII es atacado por los ultra-conservadores y por los liberales. A todo esto, se suma también el problema de la sucesiòn: Fernando VII y su mujer, Maria Cristina de Borbòn, solo tienen una hija, Isabel, y por eso en 1830 se promulga la Pragmàtica sanciòn, que concede la sucesiòn a la hija mayor en ausencia de un hijo varòn, aboliendo la Ley Sàlica, que otorga la corona al hermano menor de Fernando VII, el infante Carlos. Tras la muerte del rey, le sucede Isabel II,nombrada princesa de Asturias, y, como es minor de edad y no puede gobernar sola, su madre es nombrada regenta. A partir de este momento se difunde el descontemto entre los tradicionalista, tambien llamados carlistas porque son partidarios de Carlos Maria Isidro de Borbòn. Este descontento desemboca en la primera Guerra Carlista, en la que los tradicionalistas enfrentan los isabelinos, o cristinos, partidarios de Isabel II y Maria Cristina. Estos ultimos ganan la guerra en 1845 y, con mayor edad, Isabel accede al trono. La crisis economica y agraria que siguen la guerra son el detonante de la revolucion de 1868, tambien llamada “La Gloriosa”, que tiene varias consecuencias: Isabel II es obliga a exiliarse a Francia y empieza el sexénio revolucionario democratico, que termina en 1874. En 1869 se promulga la primera constituciòn española y empieza la segunda guerra carlista. Mientras tanto, en Cuba se combate la Guerra de los diez años .

Hai bisogno di aiuto in Letteratura Spagnola?
Trova il tuo insegnante su Skuola.net | Ripetizioni
Potrebbe Interessarti
Registrati via email