Video appunto: Testo in spagnolo: Disparidad entre los sexos

Disparidad entre los sexos



Con el paso del tiempo ha desaparecido la disparidad entre los sexos que una vez se percibía de manera más acentuada. Hasta hace unos siglos las mujeres debían quedarse en casa y ocuparse de mantener el hogar limpio, cocinar y coser, mientras que los varones podían salir de la vivienda y ejercer trabajos remunerados, así que ellos eran los únicos que sustentaban económicamente a su familia.
Sin embargo, por suerte hoy en día la situación ha cambiado, o por lo menos en los países occidentales casi no se nota esta brecha en el ámbito laboral.

Muchas mujeres ejercen profesiones que antes se consideraban casi exclusivamente masculinas. Ahora son numerosas las campesinas que trabajan la tierra o las obreras en las fábricas. Asimismo, se ven mujeres con uniforme de policía o de bombero e incluso se encuentran con más frecuencias damas que trabajan como médicos, cirujuanas o investigadoras científicas y en todos esos ámbitos donde se requiere mucha experiencia y un nivel de educación avanzado. Cabe mencionar a la militar, aviadora, astronauta e ingeniera Samantha Cristoforetti, la primera mujer italiana en las tripulaciones de la Agencia Espacial Europea.

Paralelamente, ahora también los hombres ejercen trabajos que se consideraban puramente femeninos, con particular referencia a todas esas profesiones que tienen que ver con la cura de la persona. De hecho a menudo se encuentran varones en el campo de la sastrería o de la moda. Además se ha vuelto común el hecho de ver a hombres que trabajan como peluqueros o esteticistas. Incluso hay otros que son maestros en las escuelas, aunque la educación primaria tradicionalmente se reserva a a las mujeres.

En conclusión, podemos decir que hoy día no se notan tantas diferencias entre profesiones que pueden desempeñar hombres y mujeres. Deberíamos reconocer que esas desigualdades han disminuido notablemente sobre todo en el último siglo. Ya la sociedad ha terminado con subestimar a las mujeres y no les impide nada. Y ojalá en un futúro próximo ya no oiremos hablar de emancipación femenina.