El Lazarillo de Tormes


Infancia
Lázaro de Tormes, hijo de Tomé González y de Antona Pérez, nace dentro del río Tormes*, por la cual causa toma el sobrenombre. Cuando él tiene ocho años su padre fue acusado de robar harina y forzado a trabajar por un caballero pero después él muere en una expedición contra los moros. Su madre, viuda, y un hombre moreno vienen en conocimiento y Lázaro lo acepta porque Zaide mejora el comer. Ellos hacen también un niño mulato, hermano de Lázaro pero después su padrastro fue acusado de robar y azotado.

*nacer en un río significaba ser una persona muy afortunada en la vida (ej. Mosè y Romolo y Remo) pero en este caso es todo lo contrario porque Lázaro es pobre, entonces la narración hace algún tipo de comedia sobre este hecho

El ciego

El ciego llega al molino donde trabaja la madre de Lázaro y allí se encuentra con el niño y le pide a su madre que lo guíe. Él le promete a su madre que lo cuidará como si fuera su hijo y la madre se lo recomienda diciéndole que él era el hijo de un buen hombre. Por lo tanto, tanto el ciego como la madre mienten.
El ciego es el primer maestro que Lázaro tendrá, quien le enseñará a ser muy astuto, tramposo y vengativo. Con el ciego hay cinco episodios principales:

1. Episodio del toro de piedra

se instala en la ciudad de Salamanca, en la entrada de un puente donde se encuentra una piedra en forma de toro. El ciego dice a Lázaro de acercarse a la estatua para oir un ruido y él, creendo en las palabras del ciego, porque no pensa que está mintiendo, hace lo que le dice. Imediatamente el ciego le da un fuerte golpe que lo hace tomar solamente una gran calabazada. El ciego se rie de él y le dice que tiene que ser más vivo, más despierto si quiere ser su guía.
"Tienes que saber un punto más que el diablo"

2. Episodio de la jarra de vino

el ciego es muy cruel, no da casi nada para comer y por eso Lázaro decide de robar la jarra de vino al ciego. Utiliza diferentes métodos pero el ciego siempre lo descubre, demostrando que es más y más inteligente que él. Entonces Lázaro tiene que inventar un nuevo método porque realmente le gustaba el vino, además de tener frío y hambre: hizo un agujero en la base de la jarra y puso la cera en el tapón. Fingiendo de tener frío, le pide al ciego de sentarse entre las piernas con una vela encendida en la mano, así que él abrirá la boca y el vino comenzará a caer gota a gota. El ciego se da cuenta de nuevo, pero no dice nada y espera el momento adecuado para vengarse por el robo de vino. Mientras Lázaro aprecia el vino que se le cae en la boca, el ciego le da una jarra en la cara con un golpe tan fuerte que toda su cara está herida y todos sus dientes se rompen, pero, sin embargo, el ciego cura las heridas con el vino.

3. Episodio de las uvas

un día el ciego toma un racimo de uvas maduras y por la primera vez decide de compartirlo con Lázaro a condición de comer un grano a la vez para asegurarse de que ambos coman la misma cantidad. El ciego comienza a comer las uvas de dos en dos y, para hacer lo mismo, Lázaro las come de tres en tres. Cuando el cúmulo termina, el ciego, mostrando una vez más su inteligencia, le dice a Lázaro que ha engañado, el niño niega, pero, al final, el ciego le dice que fue así porque él se había quejado cuando se dio cuenta de que estaba comiendo de dos en dos.

4. Episodio de Longaniza

el ciego estaba cocinando una longaniza y cuando ordena de comprar el vino, Lázaro lo aprovecha y roba la longaniza, poniendo un nabo en el fuego. Cuando el ciego va a comer comprende que él no está comiendo la longaniza y entonces, cuando llega Lázaro, lo cuestiona, pero él niega todo. Astutamente el ciego abre la boca de su criado y clava su gran nariz en el interior para oler si se comió la salchicha y se enfada golpeandolo y, después, tratándolo con vino. Por los gritos de Lázaro
las personas se acercan para ver lo que estaba pasando y, al ver esta escena, todos rien.

5. Episodio de la venganza

el ciego y Lázaro estan pidiendo limosna en un día lluvioso y, ya que no es un buen día, decide irse porque no quiere mojarse. Es por eso que le pide a Lázaro de buscar un lugar para refugiarse. Lázaro lo hace cruzar frente a una columna de piedra, intentando a engañar al ciego por primera vez. El ciego era muy sospechoso y pide a Lázaro de saltar por primero esquivando la columna y dicéndole de saltar tanto como pueda y que no se moje los pies. El ciego cree en él, salta y da un tremendo golpe en la cabeza contra la columna, cayendo inconsciente. Lázaro se burla y, una vez vengado, deja al ciego.

El clerigo

Una vez que Lázaro deja al ciego ,  se va a otra ciudad y un día se encontra con un  clérigo , este le pregunta si puede ayudarle en  atender  en la misa,  Lázaro le responde que si , ya que era una de las pocas cosas que el viejo  ciego le había enseñado. La vida de Lázaro no mejora mucho junto al clérigo, ya que este,  era mucho más avaro que su anterior amo.  Él deja pasar hambre a Lazarillo y cada 4 días  le da de comer una  cebolla. Lazaro, muy hambriento, decide de obtener una copia de la llave del baúl en el que está encerrado el pan de su amo y cuando llega le hace creer que son las ratas. Pero un día el clérigo descubre que Lázaro era el ladrón de pan y le da una gran golpiza despidiéndolo inmediatamente.

El escudero

Lazarillo llega a Toledo pidiendo limosnas y encontra un escudero muy bien vestido creyendo que era noble pero, cuando lo conoce, descubre que, efectivamente, las apariencias engañan y que en realidad es un muerto de hambre. Lázaro empieza a pedir limosna para poder comer algo y cuando las consegue le da de comer a su amo porque él no come nada, hasta que se prohibió el pedir limosna en la calle y, entonces, sus vecinas les ayudaron a mantenerse. No pudiendo pagar el alquiler el escudero se va dejando a Lázaro sin amo.

El Fraile de la Merced

Lázaro encuentra a un fraile, el fraile de la Merced, hombre promiscuo al cual le gustaba mucho andar y visitar cosas, tanto le gustaba andar que a Lázaro se le rompieron los zapatos pero su amo le regala otros, Lázaro se cansa de seguirle y lo abandona

El buldero

Lazarillo ya ha dejado  al  fraile, cuando  un buldero se hace su amo. Este es el hombre más falso que Lázaro había conocido jamás que se dedica a vender las bulas políticas o religiosas o simplemente para perdonar los pecados, en Toledo. Es tanta la villanía  de este hombre  que concerta con un alguacil del lugar para poder hacerle creer a la gente que  sus bulas eran milagrosa. Lázaro llega a la conclusión que aunque este amo lo hace trabajar tanto como los demás, no sufre hambre ni desventuras como antes, pero a él no le parece honesto lo que su amo hace a las personas pobres para buscar el benéfico monetario, entonces Lázaro está con él durante cuatro meses y luego lo deja sin dir a ninguno el engaño, demostrando de ser maduro y prudente.

El pintor de panderos

El pintor es el sexto amo de Lázaro con el que está muy poco tiempo. Este representa la clase renacentista culta y artística de la época. Al poco tiempo, Lázaro lo deja.

El capellán

Un día Lázaro entra a una Iglesia, dónde se encuentra con un capellán, su próximo amo. El capellán le da a Lázaro un asno y cuatro cántaros de agua para ir a venderla por la ciudad. Este es el primer trabajo Lázaro dónde gana comisiones todos los sábados. Está en esas condiciones por cuatro años, y, ahorrando poco a poco, se compra su primera espada y ropa usada. Después de haber mejorado su apariencia, deja al capellán y también deja su oficio.


El alguacil

Cuando Lázaro deja al capellán se va con un alguacil, con el que no dura mucho porque es un oficio muy peligroso para él. Lo deja y consigue un oficio trabajando para el rey en el que tiene que anunciar las noticias convertendose en un anunciador importante y todos toman en cuenta sus anuncios.

El arcipreste de San Salvador
El Arcipreste de San Salvador, al cual Lázaro le pregona los vinos, decide de casarlo con una criada suya y Lázaro felizmente acepta. Pasado un tiempo empiezan a formarse rumores sobre su mujer y el Arcipreste, pero este habla con Lázaro y le dice, llorando, de no hacer caso de las malas lenguas y de pensar en su bienestar, entonces Lázaro decide de perdonarla diciéndole que confia en ella. Así los tres quedaron felices y Lázaro saca provecho se esto. Al final todo está en paz, Lázaro tiene buena situación económica, pero todo logrado deshonorablemente y sin valores morales, su honra a cuesto de stabilidad.

Hai bisogno di aiuto in Letteratura Spagnola?
Trova il tuo insegnante su Skuola.net | Ripetizioni
Potrebbe Interessarti
Registrati via email