Che materia stai cercando?

SOCIEDAD INTERNACIONAL, UN IDEAL REALIZABLE Appunti scolastici Premium

Dispensa al corso di Lingua Spagnola messa a disposizione dalla Prof.ssa Fermina Alvarez Alonso, avente ad oggetto il tema della società internazionale nel pensiero di Francisco de Vitoria. In particolare sono affrontati i seguenti argomenti: la definizione di società, l'armonia tra ragione ed esperienza... Vedi di più

Esame di Lingua Spagnola docente Prof. F. Alvarez Alonso

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

1

Esta base metodológica permite defender los derechos naturales de los hombres y de los

8

pueblos, pasar del concepto de "Cristiandad" al de "Sociedad internacional" .

3.- Bases antropológicas.

3.1.- Naturaleza social y singular del hombre.

La sociabilidad, exigida por su naturaleza racional y libre, es presupuesto de su teoría

internacionalista. Se trata de una sociabilidad multiforme y dinámica queno se agota en la familia o

estado, como pretendía Aristóteles, sino que abarca al género humano.

Esta sociabilidad funda la importancia del bien común como fin que debe procurar la

sociedad y éste exige la autoridad. Así, dice Vitoria, en De potestate civili: "... ninguna sociedad

puede persistir sin alguna fuerza o potestad que gobierne y provea. La misma es, pues, la utilidad y el

9

uso del poder público que el de la comunidad y la sociedad" .

El hombre, por otra parte, es un ser singular, subsistente. En la subsistencia, que es ser “por sí

mismo”, consiste el ser persona, según Sto. Tomás (I, q. 29). Por ello, la persona es sujeto de sus

acciones, de las cuales es responsable. El fondo íntimo del ser del hombre, donde radica su libertad,

es esa subsistencia, que es incomunicable y le da esa singularidad característica, su "yo" insustituible.

A la vez le da ese dominio de sí ("sui iuris"). En ello radica su dignidad, base de todos los demás

derechos. Dignidad significa lo mismo que persona: "lo más perfecto de toda la realidad", así define a

la persona santo Tomás (I q. 29, a.3). Por ello, en grado absoluto, corresponde a Dios este término de

"persona" ("Ipsum esse subsistens") y, en grado participado, según la naturaleza racional, al hombre.

De esta subsistencia se sigue su obrar consciente, libre, responsable, con autoridad y dominio sobre

10

los propios actos o los ajenos. La singularidad, libertad y dominio van unidos . El hombre no

pertenece a otro, como Aristóteles consideraba al esclavo (Política, I, 2).

Esta singularidad no se opone a la sociabilidad. El hombre insolidario no lo es por ser singular

y tener conciencia de su intimidad insustituible; no lo es por ser libre, sino por hacer un uso indebido

de su libertad. La singularidad se armoniza con la solidaridad, lo mismo que con la igualdad: Todos

los hombres son iguales en dignidad, es decir, en cuanto que cada uno de ellos es persona, singular e

insustituible. La sociedad sólo es posible en esta armonía de identidad y diferencia.

Del ser personal (que tienen todos y cada uno de los hombres) derivan su dignidad y

derechos. Paso a examinarlos a la luz del término empleado por santo Tomás y Vitoria: "dominio",

mostrando la armonía entre los derechos del hombre y de la sociedad.

3.2.- Derechos del hombre y de la sociedad. El dominio.

3.2.1.- ¿En qué consiste el dominio?. Universalidad del mismo

Dominio es lo mismo que derecho, viene a decir Vitoria, comentando la q. 62 de la II II de

Sto. Tomás, donde nos habla de la obligación de restituir, a propósito de la virtud de la justicia: "en

sentido general, es la facultad de usar algo según el derecho". De este modo, sigue diciendo Vitoria:

11

"idem erit ius et dominium" . Los derechos humanos son todo aquello que le pertenece en justicia al

hombre o de lo que tiene dominio

8 Otra cosa es que la "Cristiandad", el que todos los hombres estén unidos por una misma fe, no sea el ideal. Este ideal

era, sin duda, el de Sto. Tomás y el de Vitoria, pero es un ideal y, entonces y ahora, a él habrá que llegar por la vía del

realismo. En tanto los hombres no tengan una misma fe, la convivencia tendrá que organizarse del modo más justo y

solidario posible, respetando los derechos naturales y no imponiendo la fe por la fuerza. La teoría teocrática pecaba de

idealismo.

9 Edición de URDÁNOZ, 157.

10 Dice santo Tomás: "Pero de manera más especial y perfecta se halla lo particular e individual en las substancias

racionales, que son dueñas de sus actos y no se limitan a obrar impulsadas, como sucede a las otras, sino que se impulsan a

sí mismas, y las acciones están en los singulares. Por este motivo, los singulares de naturaleza racional tienen, entre todas

las demás substancias, un nombre especial, que es el de persona" (I q. 29 a. 1, Resp.).

11 Las citas de los comentarios de Vitoria a la II II de Sto. Tomás están tomados de la edición preparada por Beltrán de

Heredia, Salamanca, 1932-35, 5 vols. Nos centraremos en los volúmenes 3 y 4 que tratan de la virtud de la justicia. Sólo

1

No se trata, pues, del dominio entendido "poder", sino “aquello que es lícito por leyes”. Este

derecho o dominio es el que corresponde al hombre, que lo ha recibido de Dios. Sólo Dios, en

sentido estricto, es dueño, por ser plenamente “sui iuris”: "Por gracia nos ha concedido el uso de las

cosas, no porque fuésemos dueños" -dice Vitoria- (De Iustitia, I, 69). Luego puede usarlas, tiene

derecho a hacerlo, es justo. Este derecho que el hombre tiene (y no los animales, a no ser en sentido

abusivo) es un derecho divino natural y es "per se notum", según Vitoria, que lo tienen todos los

hombres.(De Iustitia, I, 72) y es sólo en usufructo, al servicio del bien común. Existe una deuda que

saldar con él, un deber.

Este dominio -o estos derechos humanos-, es universal. Lo tienen todos los hombres por

naturaleza y no puede ser abolido por motivo sobrenatural (pecado mortal o infidelidad), como ya

dice santo Tomás (II II q. 10 a. 12), en quien se apoya Vitoria para defender el dominio de los indios:

"La infidelidad no destruye el derecho natural ni el humano positivo..."(De Indis. Ed. de Urdánoz,

656). Tampoco se requiere para ser capaz de dominio tener uso de razón. Tanto un niño como un

amente son dueños porque la capacidad racional no es necesario que esté actualizada, dice Vitoria:

"Y, en fin, no es lo mismo que la criatura irracional; porque no es el niño para utilidad de otro, como

lo son los brutos, sino un ser de personalidad propia e inalienable" (Ed. Urdánoz, 664).

3.2.2.- Clases de dominio.

El hombre tiene dominio o derecho sobre sí mismo, sobre las cosas (propiedad) y sobre los

demás (autoridad):

A.- Sobre sí mismo. Dentro de este campo vamos a hablar del derecho a la libertad de

conciencia y del derecho a la vida e integridad física.

- Derecho a la libertad de conciencia.

El hombre es "sui iuris", “dueño de sus actos” (Cf. santo. Tomás I II q. 1 a. 1). Vitoria,

apoyándose en textos de santo Tomás dice, en sus Comentarios a la II II, q. 63 a. 1 (De Iustitia, I,

228) que todos los hombres tienen dominio, primero, sobre sí, "porque los hombres no han nacido

siervos, sino libres", "por derecho natural" (De Indis, Urdánoz, 670). De ello se deduce la

libertad de conciencia, tal y como santo Tomás defendía: "Credere voluntatis est" (II II q. 10 a. 8).

Por eso nadie puede ser forzado a creer. El hombre (el indio, consiguientemente) es dueño de su

conciencia, que es terreno inviolable. Ni siquiera el príncipe del que es súbdito tiene dominio

sobre él, cuanto menos un príncipe extranjero.

Vitoria se detiene en este tema, entrando en la polémica secular de si se debe o no obligar a

12

los infieles a convertirse . Delibera mucho y concluye que ni el Emperador ni el Papa pueden obligar

a los indios a convertirse por la fuerza pues no son súbditos suyos. Los indios tienen libertad de

conciencia. De ahí la ilegitimidad de los títulos de conquista 4º (no aceptar la fe) y 5º (pecados contra

13

la naturaleza) .

Pero esto no quita la obligación de educar y evangelizar. El ser independiente no se opone al

derecho a ser educado. De ahí que Vitoria encabece la relección De Indis con el texto bíblico de Mt

28, 19: "Id y enseñad a todas las gentes, bautizándolas ...", texto que constituye el tema de

"relección".

aparecen citas del volumen 3, que citaremos de la siguiente manera: "De Iustitia, I", seguido del número de la página. Las

citas traducidas lo han sido por mí.

12 A ello dedica el 2º y el 4º título ilegítimos y el 2º, 3º y 4º legítimos, el fragmento de la relección De temperantia

Comentarios a la II II de Sto. Tomás (Lecciones de 1534) (en Relectio

(Urdánoz, 1039-1059), y el a. 8 de la q. 10 de los

De Indis, Ed. del C.S.I.C., Madrid, 1967. Colección Corpus Hispanorum de Pace, dirigida por Luciano Pereña, tomo V.

En adelante citaremos esta edición por "C.H.P., 5" y la que corresponda a la relección De Iure Belli por "C.H.P., 6" por

estar editada en la misma colección, tomo VI.

13 De Indis, Parecer de los teólogos de Salamanca sobre el bautismo de los indios, C.H.P., 5, 158, In II II, q. 10 a. 8,

C.H.P., 5, 116-137. Cf. mi libro Utopía vitoriana y realidad indiana, Fundación Universitaria Española, Madrid, 1992,

pp.148 ss. 1

Vitoria defiende la evangelización pacífica y el respeto a las costumbres indígenas, siempre y

cuando no vayan en contra del bien común. Es exigencia evangélica y de la naturaleza humana, que

manda ser solidarios con todos los hombres. Los títulos legítimos de conquista 2º (Derecho a la

propagación de la fe), 3º (por impedir que los convertidos practiquen), 4º (Dar un príncipe cristiano a

los convertidos) y 8º (Protectorado especial) se refieren a esto. Se trata, el de la evangelización y

educación, de un derecho-deber de españoles que conlleva el respectivo derecho-deber en los indios

de permitirlo. Si es impedido, se justifica la intervención española en Indias (De Indis, Urdánoz, 704-

14

726). Los medios que propone Vitoria son: Predicación y buenos ejemplos , conquista y coacción si

no hay más remedio y, sobre todo, en defensa de alguna injuria recibida o para defender a los

15

inocentes -En todo caso, debe hacerse con moderación - y Protectorado español, que supone un

16

fomento de la cultura, educación y progreso material .

Todo esto que, según Vitoria, exige la sociabilidad natural debe compaginarse con el respeto

a la singularidad. Es ésta una de las bases en que se asienta la prueba de la ilegítimidad de los falsos

títulos: los indios tienen su propia religión, cultura, costumbres, príncipes, magistrados..., que deben

ser respetados, siempre y cuando no atenten contra los derechos de otros. Así pues, la sociabilidad

justifica los títulos legítimos, y la singularidad prueba los falsos títulos.

- Derecho a la vida e integridad física y moral.

En los Comentarios a la q. 64 de la II II de santo Tomás (sobre la virtud de la justicia), en el a.

6 se pregunta si es lícito, en algún caso, matar a un inocente. Responde: "Ad hoc absolute respondeo

quod nullo modo licet innocentem occidere, nec invitum nec volentem".

De ningún modo, pues, se puede matar y torturar a los indios inocentes, pero del mismo

modo, existe la obligación de acudir en defensa de los inocentes atacados o torturados. Es esta

defensa del inocente, en virtud del derecho a la vida la que podría hacer lícita la intervención

española en Indias cuando se tratara de defender inocentes oprimidos por leyes injustas (5º título

17

legítimo) , así lo establecen las condiciones de la guerra justa que santo Tomás defiende en la q. 40

de la II II (llamada De bello) que Vitoria comenta y a cuyo tema dedica una relección, De iure belli.

B.- Dominio sobre las cosas (propiedad).

Vitoria, apoyándose también en Sto. Tomás (Comentarios a la q. 66 de la II II), defiende que

todos los hombre tienen derecho a la propiedad. Ésta, dice, era originalmente común a todos los

hombres pero se procedió a la división de la propiedad por derecho de gentes, que, lejos de oponerse

al derecho natural, al hacerlo, vino a hacerlo efectivo en la práctica, pues el hombre, precisamente

porque era dueño de las cosas, vio más conveniente dividirlas. (Cf. In II II, q. 62). No es, por tanto, la

propiedad privada una revocación del derecho natural hecha a raíz del pecado original, como decía

Escoto, sino que, por el contrario, es una manera de hacerlo efectivo.

Pero importa señalar, junto al derecho a la propiedad privada, la función social de ésta. El

derecho a la propiedad ha de subordinarse al bien común. Es lícito y necesario que el hombre posea

las cosas como propias, pues es la mejor manera de administrarlas, pero en cuanto al uso o disfrute, el

14 Cf. Parecer de los teólogos de Salamanca sobre el Bautismo de los indios, C.H.P., 5, 158).

15 Cf. De Indis, Urdánoz, 717 ss.; De Iustitia, (C.H.P., 5, 141); De temperantia, (C.H.P., 5, 103 ss.).

16 8º título legítimo. De indis,, Urdánoz, 723 ss.

17 De hecho ocurría que los indios, por lo general, tenían costumbres bárbaras como hacer sacrificios humanos a los

dioses, antropofagia y regímenes de gobierno tiránico que oprimían a la población. Vitoria consideraba un deber de

solidaridad acudir en su ayuda, para lo cual se justificaba la violencia si era el único modo de restablecer la justicia.

Dice en la relección De temperantia: "Los príncipes cristianos pueden hacer la guerra a los bárbaros porque se

alimentan de carne humana y sacrifican hombres". El motivo es que "infieren injurias a los hombres" (C.H.P., 5, 110). Y

en el 5º título legítimo afirma que los indios deben ser defendidos, aunque no quieran: "pues no son en esto dueños de sí

mismos, ni tienen derecho a entregarse a sí y a sus hijos a la muerte" (De indis, Urdánoz, 720, 721). 1

hombre no debe tenerlas como propias, sino como comunes, "de modo que fácilmente dé

participación con ellas a los otros cuando lo necesiten”. En este sentido, coincide con S. Ambrosio

cuando dice: "nadie llame propio a lo que es común" y añade: "Lo que excede de lo necesario para el

gasto, se ha obtenido violentamente" (II II q. 62 a. 2).

En definitiva, respecto al derecho a la propiedad, sienta Vitoria estos principios:

- La propiedad privada: Si algo se le arrebata a su legítimo propietario se incurre en hurto y

hay obligación de restituir.

- Derecho de invención y descubrimiento de aquellas cosas que son "res nullius".

- "Ius societatis et communicationis". Consiste en el derecho a usar de aquellas tierras que son

comunes, siempre y cuando no vaya en perjuicio de sus posesores. (De Indis, Título 1º legítimo, Ed.

de Urdánoz, 705, ss).

Vitoria aplica estos principios a la realidad indiana:

- Los indios son legítimos propietarios. Por tanto, no es lícito hacer la guerra para apoderarse

18

de sus bienes pues sus territorios no son "res nullius" y, supuesta la justicia de la guerra, no es lícito

19

aprovecharse más de lo justo. Se debe evitar el saqueo para el lucro. Por otra parte, el rey está

20

obligado a defender sus bienes y fomentarlos , a poner buenos ministros que hagan cumplir las leyes

y a poner tributos justos, iguales que al resto de súbditos cristianos.

Quizá el mérito innovador de Vitoria radica en el "ius societatis et communicationis" (Primer

título legítimo), fundado en el carácter natural de la propiedad común y en la naturaleza social del

hombre. Es un derecho fecundísimo en contenido que explicitará enumerando los derechos que

surgen de él, tanto referidos a los individuos como a las naciones (que darán lugar a los derechos de

extranjería recogidos en el derecho internacional privado y público. Las reglas jurídicas que

emanarán de ellos obligan a los Estados entre sí a que traten de manera justa a los individuos, en

cuanto personas y en cuanto miembros de una nación). Vitoria insiste en que se trata de derechos

naturales de la humanidad antes de la división de las nacionalidades. Entre estos derechos distingue la

libertad de tránsito, de comercio, de uso de los bienes comunes a los extranjeros, de residencia,

nacionalización y ciudadanía. Si se les niega estos derechos a los extranjeros, pueden defenderse,

incluso por la fuerza, pero siempre con la debida moderación.

Estos derechos que Vitoria enuncia en el primer título legítimo no son absolutos, sino

relativos. Están limitados por los derechos de la nación propietaria a no ser perjudicada en sus bienes.

Por ello, son susceptibles de modificación.

C.- Dominio sobre los hombres (autoridad).

Este dominio funda el poder político que se entiende como servicio. Por eso no va contra los

anteriores dominios sino que ha de servir para protegerlos. No se extiende este poder, por otra parte, a

la esfera personal y moral del hombre, sino a sus actos externos, en cuanto que el hombre es miembro

de una sociedad que ha dirigirse al bien común.

Vitoria (De potestate civili) afirma con claridad la legitimidad del poder político de los

21

infieles, pues éste, como vimos, no se pierde por la infidelidad . Y este dominio lo mantienen,

18 “

Queda, pues, firme de todo lo dicho, que los bárbaros eran, sin duda alguna, verdaderos dueños, pública y

privadamente, de igual modo que los cristianos (...) y grave cosa sería negarles a éstos, que nunca nos hicieron la más leve

injuria, lo que no negamos a los sarracenos y judíos, perpetuos enemigos de la religión cristiana, a quienes concedemos el

tener verdadero dominio de sus cosas si, por otra parte, no han ocupado las tierras de cristianos" (De indis, Urdánoz, 665).

19 De Iustitia,I, 342-344; De Iure Belli, Quaestio De bello, C.H.P., 6, 123, 132, 149, 195, 235-237; De Temperantia,

C.H.P., 5, 114, 115.

20 No debe permitir que sean expoliados de su riqueza y oro en beneficio de otra república: "Si el rey permitiese que el oro

saliese de España hacia Italia, obraría mal. Luego lo mismo sucede con ellos, supuesta que no hay causa razonable para

ello" (De temperantia, C.H.P., 5, 112 y 113)

21 "No se puede poner en duda que entre los paganos haya legítimos príncipes (...) Ni siquierea los príncipes cristianos

seculares o eclesiásticos pueden privar de ese poder a los príncipes infieles por el solo título de ser infieles, si no han

recibido de ellos ninguna otra injuria" (De potestate civili, Urdánoz, 165).


PAGINE

9

PESO

81.07 KB

AUTORE

Atreyu

PUBBLICATO

+1 anno fa


DESCRIZIONE DISPENSA

Dispensa al corso di Lingua Spagnola messa a disposizione dalla Prof.ssa Fermina Alvarez Alonso, avente ad oggetto il tema della società internazionale nel pensiero di Francisco de Vitoria. In particolare sono affrontati i seguenti argomenti: la definizione di società, l'armonia tra ragione ed esperienza e tra ragione e fede, diritti umani e società, la società internazionali e le relazioni concrete.


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in scienze politiche e relazioni internazionali (POMEZIA, ROMA)
SSD:
A.A.: 2011-2012

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher Atreyu di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Lingua Spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università La Sapienza - Uniroma1 o del prof Alvarez Alonso Fermina.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Lingua spagnola

Espanglish
Dispensa
De Vitoria, Francisco - Derechos Humanos
Dispensa
SEGUIDORES DE LA ESCUELA DE SALAMANCA
Dispensa
Storia del popolo spagnolo
Dispensa