Che materia stai cercando?

Anteprima

ESTRATTO DOCUMENTO

DR. RAMÓN HERNÁNDEZ MARTÍN, O.P 1

MADRID

LOS DERECHOS HUMANOS EN

FRANCISCO DE VITORIA

PRESENTACIÓN DE VITORIA

Francisco de Vitoria es un humanista, un filósofo y un teólogo castellano de

proyección internacional. El núcleo de su formación y las primicias de su profesorado

hay que buscarlo en la universidad de París. La base de su formación humanística y

filosófica la encontramos en Burgos, los inicios de su inquietud americanista se los

proporciona Valladolid. La madurez doctrinal y la formulación de su pensamiento la

encontramos en su docencia en Salamanca. Su primera proyección internacional

universitaria la representa Coimbra.

Nació en Burgos en 1483, donde entró en la Orden de Predicadores en 1505.

Después de una buena formación humanístico-filosófica, completa sus estudios de

filosofía y hace la carrera teológica en París, donde enseñó también filosofía y teología.

Obtenido el doctorado, enseña durante tres años en el colegio de San Gregorio de

Valladolid, ciudad en la que residía la Cancillería Real y el Consejo de Indias y en

donde bullían los problemas sobre los naturales del Nuevo Mundo; esto marcará para

siempre la teología humanística de Vitoria.

En 1526 gana la cátedra principal de teología en la universidad de Salamanca,

donde llega a la cumbre de su fama y de su influencia como maestro, pensador y guía de

gobernantes civiles y eclesiásticos y de personas influyentes en la sociedad. En

Salamanca renovó la enseñanza de la teología, dándole una proyección hacia los

problemas del hombre como persona y como miembro de una sociedad nacional y

universal. Salamanca se constituyó en la universidad más solicitada de Europa, y a ella

acudían de las más diversas naciones. Abundantes eran los estudiantes portugueses.

Hubo un verdadero intercambio de profesores: profesores portugueses que enseñaban en

DR. RAMÓN HERNÁNDEZ MARTÍN, O.P 2

MADRID

Salamanca, y profesores salmantinos que enseñan en Coimbra. Lo sigue testimoniando

todavía la buena colección de manuscritos de la escuela de Vitoria que se conservan en

la Biblioteca Universitaria de Coimbra.

La obra más famosa de F. de Vitoria son las Relecciones Teológicas, donde

estudia los valores humanos individuales y sociales, iluminándolos con su sabiduría

práctica teológico-jurídico-humanística, y buscando una fundamentación sólida en los

principios de la misma naturaleza racional, que dieran a su doctrina perennidad y

universalidad, para todos los tiempos y para todos los lugares.

Francisco de Vitoria es el fundador de la clásica escuela yusnaturalista (o del

derecho natural) de Salamanca, de gran influencia en el pensamiento político europeo, y

en el mundo universitario y gubernamental hispanoamericano. Este yusnaturalismo es

muy distinto del de la mayor parte de los pensadores de la segunda mitad del siglo XVII

y del siglo XVIII. El del siglo de las luces es un yusnaturalismo positivo-voluntarista: es

la determinación del legislador la que crea las leyes a tenor de lo que se acomoda mejor

a la voluntad libre del hombre según las conveniencias del momento. El yusnaturalismo

de Vitoria y de su escuela no se apoya en la voluntad, sino en el ser mismo del hombre,

en su dignidad como persona o individuo inteligente y libre, imagen y semejanza de

Dios. Este concepto del hombre con sus derechos enraizados en su misma naturaleza es

universal y es aplicable a todos los pueblos de la tierra y a todas las razas humanas del

orbe. La exposición de los principales principios vitorianos y de sus consecuencias

inmediatas las encontramos ya expuestas al comienzo de su enseñanza en la universidad

de Salamanca, en la relección o disertación pública ante todo el gremio universitario de

1528, titulada Sobre el poder civil. El continuará perfeccionando su doctrina a través de

sus exposiciones ordinarias en las aulas y en sus conferencias públicas, llevándola a su

plenitud en 1539 en sus relecciones o disertaciones extraordinarias tituladas Sobre los

Indios y Sobre el derecho de la guerra.

Contra toda pretensión de esclavismo o de servilismo natural afirma en Sobre el

poder civil que “el hombre fue creado en libertad”, y en Sobre los indios defiende que

“por derecho natural los hombres son libres”. Del hombre como ser social afirma en la

relección Sobre el poder civil que “el hombre es por naturaleza civil y social”, y en

Sobre los indios advierte que “el hombre no es un lobo para el hombre, sino que la

naturaleza ha establecido cierto parentesco entre todos los hombres”.

DR. RAMÓN HERNÁNDEZ MARTÍN, O.P 3

MADRID

Como en una lógica sucesiva establece Vitoria un conjunto de derechos del

hombre, que parece que hubieran sido elaborados en nuestros días; él los considera

válidos para todo tiempo y lugar porque se encuentran enraizados en la misma

naturaleza de la persona humana con su dignidad y con su tendencia natural a su

máximo perfeccionamiento individual y social.

“La amistad es también un derecho natural”. El derecho de amistad entre las

personas se aplica también al hombre como ser social y es la base de las relaciones

internacionales e interestatales. Cabe por consiguiente una sociedad de naciones, y de

todas las naciones, para salvaguardar los derechos de los hombres y de las comunidades,

superar los males y peligros, y promover el perfeccionamiento humano. Las relaciones

con los pueblos indios, recién descubiertos entonces, no deben tener como base el

derecho positivo de Europa, que aquellas razas no entendían, sino el derecho racional

natural, que se explica por la sola razón, común a toda persona humana.

Valiente es Francisco de Vitoria, cuando en la relección Sobre los indios

mantiene, contra los regímenes autoritarios del maquiavelismo renacentista, que el

superdominio de un gobierno extranjero sobre un país subdesarrollado debe mirar

principalmente la utilidad de éste, protegiéndolo y promocionándolo en todas las

manifestaciones del espíritu y en su progreso material. Por eso se atreve a concluir, al

final de su exposición, que toda colonización o protectorado es por naturaleza temporal,

y debe esforzarse por preparar lo más pronto posible la emancipación del país

colonizado mediante un gobierno propio, en conformidad con la voluntad del pueblo.

DERECHOS INDIVIDUALES Y SOCIALES DEL HOMBRE

EN FRANCISCO DE VITORIA

Las formulaciones o principios vitorianos sobre los derechos del hombre vienen

clasificados en el siguiente elenco por temas. Es una selección de lo expuesto en nuestra

obra Derechos humanos en Francisco de Vitoria (Ed. San Esteban, Salamanca, 2ª ed.,

1984), principalmente en las páginas 241-258. Allí pueden verse los lugares expresos

donde Vitoria hace esas afirmaciones.

DR. RAMÓN HERNÁNDEZ MARTÍN, O.P 4

MADRID

I. EL HOMBRE EN SÍ MISMO

1. La naturaleza ha dotado al hombre de la razón y de la virtud para su defensa y

perfeccionamiento, frente a los medios puramente corporales con que dotó a los

otros vivientes.

2. “El hombre fue creado en libertad”. “Por derecho natural todos los hombres son

libres”. “La libertad es más útil que cualquier otro bien privado”.

II. EL HOMBRE EN RELACIÓN CON LOS OTROS HOMBRES

3. “El hombre es naturalmente civil y social”.

4. Sólo en la comunicación de unos con otros mediante la palabra y por los

intercambios de experiencias, conocimientos y afectos pueden los hombres

conseguir su perfección como personas.

5. Todos los hombres son por derecho natural iguales; “ningún hombre es superior

por derecho natural con respecto a los otros”.

6. La coexistencia, la tolerancia, la convivencia y el diálogo son derechos humanos

con sus correlativos deberes, que deben manifestarse principalmente en el orden

del pensamiento y de la religión.

7. El hombre tiene por naturaleza un derecho de sociabilidad y comunicabilidad

natural, por el que puede recorrer las diversas regiones de la tierra y permanecer

por algún tiempo en ellas, sin que ninguna autoridad pueda impedírselo, si no

causa perjuicio a esas regiones o a sus habitantes.

8. El hombre tiene derecho al libre comercio, es decir, a comerciar con los otros

hombres, aunque pertenezcan a una región o sociedad distinta de la suya,

siempre que no haya perjuicio para esos lugares o para sus individuos.

9. “El hombre no es un lobo para el hombre. La naturaleza estableció cierto

parentesco entre todos los hombres”.

10. “La amistad entre los hombres parece ser de derecho natural. Va contra la

naturaleza huir el consorcio de los hombres que no causan daño”.

11. El hombre tiene derecho no sólo a defenderse a sí mismo, sino también a los de

religión, y a sus aliados y amigos, cuando son injustamente atacados en sus

fundamentales derechos.


PAGINE

11

PESO

111.20 KB

AUTORE

Atreyu

PUBBLICATO

+1 anno fa


DESCRIZIONE DISPENSA

Dispensa al corso di Lingua Spagnola messa a disposizione dalla Prof.ssa Fermina Alvarez Alonso, avente ad oggetto il tema dei diritti umani nel pensiero di Francisco de Vitoria. Trattasi di un commento di Ramon HERNÁNDEZ MARTÍN all'opera del pensatore spagnolo in cui sono affrontati i seguenti argomenti: presentazione del teologo, i diritti individuali e sociali, la famiglia, la proprietà, la religione, la comunità internazionale, la guerra e la colonizzazione.


DETTAGLI
Corso di laurea: Corso di laurea in scienze politiche e relazioni internazionali (POMEZIA, ROMA)
SSD:
A.A.: 2011-2012

I contenuti di questa pagina costituiscono rielaborazioni personali del Publisher Atreyu di informazioni apprese con la frequenza delle lezioni di Lingua Spagnola e studio autonomo di eventuali libri di riferimento in preparazione dell'esame finale o della tesi. Non devono intendersi come materiale ufficiale dell'università La Sapienza - Uniroma1 o del prof Hernàndez Martìn Ramon.

Acquista con carta o conto PayPal

Scarica il file tutte le volte che vuoi

Paga con un conto PayPal per usufruire della garanzia Soddisfatto o rimborsato

Recensioni
Ti è piaciuto questo appunto? Valutalo!

Altri appunti di Lingua spagnola

Espanglish
Dispensa
SEGUIDORES DE LA ESCUELA DE SALAMANCA
Dispensa
Storia del popolo spagnolo
Dispensa
Aportación jurídica del imperio visigodo
Dispensa